Un año después de su derrota electoral, McCain y Palin siguen en primer plano

Desde las presidenciales estadounidenses de 2008, el derrotado John McCain se consolidó como un opositor leal con su verdugo, Barack Obama, mientras su compañera de fórmula, Sarah Palin, parece preparar la revancha republicana en las elecciones de 2012.

Desde las presidenciales estadounidenses de 2008, el derrotado John McCain se consolidó como un opositor leal con su verdugo, Barack Obama, mientras su compañera de fórmula, Sarah Palin, parece preparar la revancha republicana en las elecciones de 2012.Cultivando su reputación de "francotirador" que no mide consecuencias, McCain fue uno de los raros republicanos que felicitó al presidente por su premio Nobel. Pero combatió la reforma de la salud y el plan de reactivación económica del mandatario demócrata.El senador de Arizona se muestra "valiente, directo, como si la campaña y la derrota le hubieran inyectado energía", estimó Stephen Hess, un ex alto funcionario actualmente miembro del centro de reflexión Brookings Institution.McCain, ex colega de Obama en el Congreso, es regularmente consultado por la Casa Blanca sobre la estrategia a seguir en Afganistán. "Sobre los asuntos de seguridad nacional, mantiene la presión sobre Obama", subrayó Hess."Resultó un opositor leal con Obama", consideró el politólogo Julian Zelizer, de la Universidad de Princeton. En un Congreso sacudido bienalmente por las elecciones legislativas parciales "fue siempre uno de los congresistas más serio y es difícil pensar en muchos más senadores que puedan jugar ese papel", aseguró.Con 73 años, McCain aspira a presentarse en 2010 para un nuevo mandato en el Senado, al que llegó hace 23 años. Por su lado, Sarah Palin parece aspirar a más en momentos en que la próxima carrera por la Casa Blanca se lanzará ya a principios de 2010.Quien dio a la fórmula republicana el perfil decididamente conservador, apunta directamente contra el gobierno de Estados Unidos. Se opuso al proyecto de reducción de gases con efecto invernadero y acusó a Obama de querer instaurar "tribunales de la muerte" con su reforma de la salud, que según ella pondría a "burócratas" a decidir quién tiene derecho a recibir atención médica."Quiere convertirse en la voz del Partido Republicano", aseguró Zelizer.A los 45 años, la que durante la campaña electoral se autodefinió como un "pitbull con lápiz de labios", en referencia a la raza de perros utilizada para riñas caninas, sorprendió en julio al renunciar como gobernadora de Alaska. La falta de una explicación sólida a su dimisión permite especular que pretende consagrarse a los preparativos de campaña, aunque con el riesgo de que vengan a decirle "¿Cómo puede querer convertirse en presidenta de Estados Unidos si ni siquiera quiere ser goberandora de Alaska?", consideró Hess.Tras instalarse en el sitio de socialización Facebook, escribió el libro 'Going Rogue, an american life' ('Rebelarse, una vida americana'), que saldrá a la venta el 17 de noviembre, pero ya encabeza las listas de pedidos desde principios de octubre y recibió un avance de 1,25 millones de dólares, según un diario local que cita documentos oficiales. Entre su libro y sus discursos, "se convertirá en una mujer muy rica. Habrá que considerarla en la ecuación del Partido Republicano", dice Hess. No obstante, aclara: "Se convirtió en una celebridad, no exactamente en política".Por el momento, la popularidad de Palin es baja: apenas convoca un 18% de las intenciones de voto entre los electores republicanos, según un sondeo de Rasmussen.Para Zelizer, le será "muy difícil ganar" las primarias republicanas, aún más las elecciones nacionales. Su falta de experiencia en política exterior y su posicionamiento "muy a la derecha" en el Partido Republicano, "seguirán jugándole en contra", agregó. Sin embargo, podría aprovechar la falta de un jefe en el seno de un partido donde, en opinión del experto, "no existe un candidato natural".

Más noticias

0 Comentarios