Hemos sido derrotados por un milagro

Los más hermoso y admirable de personas con impedimentos físicos es su alegría, su aceptación y el sentirse útiles para los demás.

Los más hermoso y admirable de personas con impedimentos físicos es su alegría, su aceptación y el sentirse útiles para los demás. Millones de “personas especiales” o discapacitadas están dando un gran ejemplo de fortaleza, de superación y de creatividad, increíblemente una lección de amor y de trabajo para aquellos que se creen “normales”.

Filipenses 4:13 dice: “Señor ayúdame a desenraizar de mi corazón todo aquello que yo he ido plantando y a restablecer en mi corazón todo aquello que tu has plantado”. Por ejemplo, Tom Dempsey nació sin la mano derecha y con solo la mitad de su pie derecho. Pero eso no fue impedimento para que jugara futbol cuando estaban en la universidad. Se convierto en tan buen pateador que los Saints de Nueva Orleans lo contrataron. El 8 de noviembre de 1970, puntuación de 17 a 16 y faltaban los segundos dentro de la línea de cuarenta y cinco yardas de Detroit. El Entrenador de los Saints volteo hacia Tom y le dijo: “¡Anda y dales con lo mejor que tengas!”. Cuando el jugador puso la pelota en el campo, estaba a una distancia de sesenta y tres yardas de la portería. Lo que a continuación sucedió ha pasado a la historia. Tom rompo el record de la NFL por mas de siete yardas. Después, declaro a la prestigiosa revista Newsweek: “debido a la distancia, no pude seguir la pelota con mi vista, pero cuando ví los brazos en alto del arbitro… no tengo palabras para describir lo bien que me sentí”.

“Hemos sido derrotados por un milagro” confesó Joseph Schimid, entrenador del equipo de Detroit. Ese milagro se dio por la determinación de Tom, su fe en Dios y su perseverancia. La grandeza la alcanzan los que luchan sin tregua, con fe en Dios, con ansias de superación y entusiasmo.

¿Por qué te extrañas entre los problemas que sufres y las penas que te agobian?

Dedica buen tiempo a la oración y las buenas lecturas, aprende a relajarte y a descubrir a Dios dentro de ti. Sin importar la condición y el momento que estas pasando. Haz con frecuencia un reciclaje espiritual en tu alma: convierte el odio en amor, el rencor en perdón, la violencia en paz.

Si hoy lloras por lo que hiciste ayer, mañana tendrás que culparte por las energías malgastadas hoy

Más noticias

0 Comentarios