Vivir entre sombras, el lado obscuro del boxeo. Segunda parte

Vivir entre sombras, el lado obscuro del boxeo. Segunda parte Antonio Favela

La serie de internet 'El Verguillas cuenta la historia de Francisco Tobareñas, un boxeador de la clase más marginada de nuestra sociedad y obligado por su entorno a transformarse tanto en un ídolo y como en un juguete de su apoderado, quién lo convirtió con sus más de veinte millones de reproducciones en YouTube, no solo en una comedia ácida viral de la nueva generación fronteriza, si no también en el famoso emperador de Juárez; situación que ha catapultado a esta caricatura en una parodia del boxeo actual, co-creada por Gustavo Chacón, que sin quererlo formuló este maquillaje abstracto que retrata en gran medida la realidad de muchos boxeadores.

“El personaje es muy vulnerable, de hecho se puede ver que Francisco Tobareñas es noble, violento por su entorno, el llega al poder y aun siendo un atleta se pierde en las drogas y lo que hace es dañar su cerebro y realmente vive en otro plano”, declaró Chacón con relación a la personalidad de de este personaje.

Sin embargo, hay pugilistas que  superan la ficción y enredados o por su entorno, por su educación o por los propios golpes, se pierden separando su mente del bien y del mal.

Para entenderlo nos dirigimos a un poblado cercano a Dallas, a Abilene Texas, ahí está la penitenciaria Jhon Middleton; el alambre de púas, los barrotes nos separan de un deportista que fue considerado el más grande prospecto fronterizo de su momento, Antonio Escalante. Él actualmente está en la prisión estatal cumpliendo una condena de un año tres meses, luego de reincidir en cuatro ocasiones por conducir bajo la influencia del alcohol.

“Crecí pobre, sencillo, en Cd. Juárez, hubo tiempos en los que me empezaron a envolver en las pandillas y vieron que era bueno para pelear, cuando ya tuve 43 peleas como amateur pues ya quise ser profesional y en ese tiempo mi ex esposa estaba embarazada de nuestra primera hija y me sentía forzado a pelear”, comento el peleador fronterizo con relación a sus orígenes.

Tony pudo haber sido víctima más que de su entorno o de su educación, de los golpes en la cabeza, de las contusiones cerebrales, tal y como no lo cuenta el neurocirujano Jorge Aragón.

“Estos personajes pierden piso y ya no están en una realidad mental, y es más fácil que estas personas empiecen a tener acceso a las drogas o al alcohol, esos traumatismos que ellos reciben son prácticamente en la región frontal en donde tenemos el intelecto, lo cognitivo, la toma de decisiones, ahora imagínese la zona expuesta a golpes y más golpes; pues llega el momento en que estas facultades que el cerebro tiene las pierde”, declaró el médico especializado en Canadá.

Por su parte Antonio Escalante de alguna manera justifica sus decisiones de vida de los últimos años, aunque más que escudarse en los golpes recibidos en el boxeo, siente que éste sí le afecto, pero de otra manera: “Si tiene que ver, no tanto por los golpes sino fue más por lo emocional”, comento Escalante. “Tú sabes, mi esposa me dejó, se fue para Denver, me dejó solo, en mi casa, sin ver a mis hijas y todo eso fue como una recarga que fue cayendo hacia mí y no supe controlarlo, no sé por qué el alcohol y yo no nos llevamos bien, concluyó.

Tanto el 'Mantequilla' Nápoles como Antonio Escalante viven diferentes vertientes de las secuelas que les han dejado los golpes. Uno, perdido en una prisión mental y el  otro dentro de una real, ambos viviendo entre sombras, entre las sombras del lado más obscuro del boxeo.

Más vídeos

0 Comentarios