Los departamentos franceses de Martinica y Guayana rechazan tener más autonomía

Los departamentos de ultramar franceses de Martinica y Guayana rechazaron claramente un incremento de su autonomía, el domingo en unos referendos celebrados a petición de la mayoría de sus autoridades locales, informó este lunes el Gobierno galo.

Los departamentos de ultramar franceses de Martinica y Guayana rechazaron claramente un incremento de su autonomía, el domingo en unos referendos celebrados a petición de la mayoría de sus autoridades locales, informó este lunes el Gobierno galo.El "no" logró el 69,8% de los votos en la Guayana, con una participación del 48,16%, y llegó al 78,9% en Martinica, con una participación del 55,35%, según los resultados anunciados por el Ministerio de Ultramar. Estos resultados ponen en evidencia la desconfianza de la población ante un sistema institucional que remite a una ley orgánica ulterior el contenido exacto de eventuales nuevos estatutos. En la Guayana, sus cuatro parlamentarios así como los presidentes del consejo regional y del consejo general, todos de izquierda, habían llamado a votar por el "sí".El resultado del domingo tendrá consecuencias importantes sobre las elecciones regionales de marzo, sobre todo en Martinica, donde el presidente del consejo regional, Alfred Marie-Jeanne (Movimiento Independentista), también había llamado a votar "sí".Este referéndum no se realizó en Guadalupe, el otro departamento francés de las Antillas, porque sus responsables prefirieron esperar que se calme el clima social, tras la huelga general de 44 días y los disturbios de un año atrás.Es evidente que los partidarios de un incremento de la autonomía no lograron convencer a los electores de las virtudes de una mayor autonomía para garantizar más eficazmente el desarrollo local y satisfacer todas sus necesidades cotidianas (transporte, vivienda, empleo, costo de la vida). Buena parte de la campaña se hizo sobre el temor a perder las conquistas sociales, sobre todo en Martinica, mientras que lo que depende de la protección social debería continuar bajo la responsabilidad del Estado.También se expresaron en este referéndum el temor a perder los importantes fondos europeos que reciben actualmente Martinica y la Guayana, "regiones ultraperiféricas" de la Unión Europea, y el miedo a ser "abandonados" por la metrópoli, a pesar de las garantías del presidente francés Nicolas Sarkozy al respecto.Los electores debían responder si querían que su departamento (y región) de ultramar, sometido a las mismas reglas jurídicas que la metrópoli, pasara a ser regido por el artículo 74 de la Constitución, lo que lo hubiera convertido en una colectividad de ultramar que podría gozar de una mayor autonomía.Axel Urgin (Partido Socialista) consideró que "la presidencia de la República mantuvo zonas a oscuras". Nicolas Sarkozy constató que hubo una "respuesta negativa clara". "Esta elección muestra el apego de los guayaneses y los martiniqueños a un estatuto que sea cercano al de las colectividades de la metrópoli, reafirmando el estrecho vínculo que los une a la República" francesa.El ministro del Interior, Brice Hortefeux, y su colega de Ultramar, Marie-Luce Penchard, consideraron que "con esos resultados, los electores manifestaron el deseo de cerrar por mucho tiempo" el debate sobre una mayor autonomía. También los llamaron "a permanecer movilizados para expresar su elección definitiva".El 24 de enero, guayaneses y martiniqueños tendrán que pronunciarse sobre la eventual instauración de una colectividad única, en lugar del consejo general y del consejo regional de sus regiones monodepartamentales, regida por el artículo 73 de la Constitución.

Más noticias

0 Comentarios