De crapulosa o lúdica, la piratería informática ha pasado a ser política

La piratería informática tipo sigue siendo todavía gamberrada de adolescentes o delito de estafadores, pero cada vez más ataques informáticos son respaldados por un Estado o motivados por razones políticas, señalan los expertos.

La piratería informática tipo sigue siendo todavía gamberrada de adolescentes o delito de estafadores, pero cada vez más ataques informáticos son respaldados por un Estado o motivados por razones políticas, señalan los expertos.Los recientes actos de piratería contra Google y otras empresas, atribuidas a "hackers" basados en China, plantearon nuevos interrogantes acerca del papel de los gobiernos en ese tipo de operaciones.Google amenazó el martes con retirarse de China, después de ese ataque "muy sofisticado" dirigido contra chinos militantes por los derechos humanos. La firma gigante de internet afirmó que tenía "la prueba de que el principal objetivo de los mismos era acceder a las cuentas internet Gmail" de dichos activistas."Típicamente, el delincuente informático trata de violar la propiedad intelectual, obtener informaciones financieras o dinero. Esta vez no parece ser así", estima Paul Craig, consultor de la firma neozelandesa Security-Assessment.com.En su opinión, "esto plantea la posibilidad de un ataque orquestado por un gobierno contra individuos".Piratas electrónicos con motivaciones políticas se dieron a conocer en el pasado al atacar el portal del santuario sintoísta Yasukuni de Tokio, donde son honrados criminales de guerra japoneses.Google no acusó abiertamente al gobierno chino del ataque de que fue objeto. "Es difícil demostrar que un acontecimiento esté ligado a una piratería orquestada por un Estado", explica en su blog Chester Wisniewski, consejero de la firma de seguridad informática Sophos.No obstante, "Google estima que dispone de pruebas de que tal es el caso, de lo contrario no habría anunciado públicamente ese tipo de ataque", agregó.Otros expertos consideran, en cambio, que el ataque a Google podría no tener verdaderas motivaciones políticas."En general, los usuarios de internet en China son jóvenes, muchos incluso adolescentes, y pueden organizar ataques que a menudo tienen razones pueriles", afirma Masaki Ishiguro, del Instituto de Investigación Mitsubishi."La política o la libertad de expresión pueden ser a veces solamente un pretexto para los jóvenes piratas", estima.Como quiera que sea, una cosa es segura: los piratas informáticos son cada vez más sofisticados. En julio pasado, en Estados Unidos, los portales de la Casa Blanca, del Departamento de Estado y del Pentágono fueron blanco de ataques coordinados, que afectaron también a sitios de Corea del Sur.Seúl acusó entonces a Corea del Norte."Los ataques informáticos se hacen ahora a gran escala, y son organizados de manera cada vez más minuciosa", señala Judy Wu, investigadora de la firma consultora IDC Asia Pacific de Hong Kong.Según ella, "muchos ataques informáticos son apoyados sin duda por Estados" y tienen por blanco tanto a grandes empresas de países rivales como a sus instituciones estatales o a sus fuerzas armadas.La compañía de seguridad tecnológica McAfee señaló asimismo en 2009, en un informa sobre la delincuencia virtual, que muchos actos de piratería y de infiltración de redes parecían tener por origen Estados, y apuntar a objetivos políticos."Todavía no hemos asistido a una guerra informática abierta entre grandes potencias, pero los esfuerzos de los Estados para dotarse de capacidades de ataques cibernéticos sofisticados, y en algunos casos su voluntad comprobada de utilizarlos, deja pensar que quizás ha empezado ya una 'ciberguerra fría'", sostiene el documento.

Más noticias

0 Comentarios