14.700 contribuyentes con cuentas en el exterior, ante el fisco estadounidense

El departamento de Justicia estadounidense anunció este martes que los 14.700 contribuyentes que en la actualidad detentan cuentas bancarias en el exterior, principalmente en Suiza, se presentaron ante el fisco.

El departamento de Justicia estadounidense anunció este martes que los 14.700 contribuyentes que en la actualidad detentan cuentas bancarias en el exterior, principalmente en Suiza, se presentaron ante el fisco.El organismo de recaudación fiscal (Internal Revenue Service, IRS) había anunciado en marzo que ofrecería a los contribuyentes evasores la posibilidad de negociar eventuales multas. Los contribuyentes tenían hasta el 15 de octubre para dar información sobre cuentas secretas en el exterior."La cifra representa casi el doble que las anunciadas al principio por el IRS en octubre y supera ampliamente el número de denuncias espontáneas registrado en 2008", indicó el departamento de Justicia en un comunicado.Estados Unidos y Suiza cerraron en septiembre una disputa generada cuando el gobierno de Washington lanzó una demanda por fraude fiscal contra el banco suizo UBS. Finalmente, UBS aceptó divulgar información sobre 4.450 clientes estadounidenses, cuyo gobierno sospechaba podría tratarse de evasores fiscales."Hasta la fecha el departamento de Justicia logró enjuiciar a seis clientes estadounidenses de UBS (...) e investiga a decenas de otros", agrega el comunicado.Por su parte, el ministerio suizo de Justicia indicó este martes que el acuerdo entre Estados Unidos y Suiza concierne a los clientes del banco helvético UBS sospechosos de fraude fiscal y cuyos haberes superan los 250.000 francos suizos (unos 246.000 dólares).Este compromiso "ha permitido evitar un conflicto amenazador entre el derecho norteamericano y el suizo y un ataque contra la soberanía suiza", estimó el director de la Oficina Federal de Justicia helvética, Michael Leupold, en una conferencia de prensa.Según las modalidades reveladas este martes, las autoridades suizas investigarán no sólo a los clientes de UBS domiciliados en Estados Unidos que fueron clientes directos entre 2001 y 2008 o que tuvieron derechos económicos no declarados, sino también a aquellos ocultos detrás de empresas 'offshore'.Con respecto a los casos más graves de fraude, las personas reconocidas culpables serán llevadas ante la justicia a partir de un haber de 250.000 francos suizos, estipuló el Departamento Federal de Justicia en un comunicado. Para los casos menos graves contra personas que omitieron declarar sus cuentas sin haber intentado disimularlas detrás de estructuras complejas, la cifra mínima será de un millón de francos suizos.

Más noticias

0 Comentarios