El tiempo de los milagros continúa en Puerto Rico – Parte III

Todavía no entiendo porque personas que dentro de la Iglesia declaran tener fe y no creen que puedan suceder los milagros. Esta fue una de las tantas preguntas que varias personas me hacían en el retiro en la Universidad Católica de Mayagüez.

Todavía no entiendo porque personas que dentro de la Iglesia declaran tener fe y no creen que puedan suceder los milagros. Esta fue una de las tantas preguntas que varias personas me hacían en el retiro en la Universidad Católica de Mayagüez. ¿Por qué no se puede hablar de milagros? Esto no tiene razón de ser pues testimoniamos con personas que conocemos que los milagros si existen, los estamos viviendo por todas partes.

Enfermos con enfermedades terminales; con cáncer, con SIDA, etc., y ahora después de participar en una Eucaristía en la Iglesia Católica, o en un grupo o circulo de oración, o en una imposición de manos vemos que Cristo, el único que sana y salva, está realizando su gran obra. Él no ha terminado con nosotros. Él que un día prometió de sanar y liberar lo continua cumpliendo. Él no ha terminado su obra. Todo lo contrario en un mundo como el actual, donde el ser humano parece olvidado de Dios, su presencia se siente más fuerte en un pueblo que espera en oración y paciencia su venida triunfal.

Y esa venida ya se siente cada vez que escuchamos y testificamos sanaciones por todas partes. Cuando más miembros de la Iglesia ignoran el poder de Cristo Nazareno, Él sana con más fuerza. Un ejemplo de ello fue nuestro retiro en Mayagüez. ¡Cuanta sed de oración! Encontremos muchas personas sufriendo de depresión. Cuantos matrimonios divididos y encontraron reconciliación, para admiración y testimonio de afirmar nuestra fe. La señora que entró en silla de ruedas por padecimiento de más de 10 años en sus rodillas y columna y para sorpresa de muchos faltos de fe, al día siguiente regresó al retiro con bastón y sin silla de ruedas. No podemos olvidar el nacimiento del bebé el primer día del retiro, un niño lleno de salud donde se pensaba iba a nacer con problemas. Sanación de artritis, problemas en las manos, dolores de cabeza y espere que Dios tarde un poco pero le cumple a todos. Porque estamos bendecidos, encendidos y en victoria. Amen, Amen y Amen.

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo

Más noticias

0 Comentarios