Las consecuencias del terremoto llegan hasta DC

La comunidad está estremecida con los acontecimientos en Japón y los viajeros que iban a volar a ese país quedaron en espera.

La comunidad japonesa en Washington está consternada luego de los destructivos terremotos que sacudieron Japón. En los aeropuertos locales los viajeros, que esperaban sus vuelos para Tokio, estaban aturdidos con las imágenes del desastre y no sabían qué hacer. “Yo aún estoy pensando en si deberíamos irnos hoy o no”, dijo Reiko Ichibana quien estaba en espera de un vuelo.

El supervisor Jun Notori de la aerolínea japonesa ANA pasó toda la mañana tratando de comunicarse con su madre de 83 años.

“Yo llamé desde aquí a mi mamá. Traté diez veces y finalmente la pude localizar. Ella estaba afuera y dijo que todo estaba temblando”, dijo Notori.Un solo vuelo llegó desde Tokio al Aeropuerto Internacional Dulles alrededor de las nueve de la mañana. Ese mismo despegó con pasajeros de vuelta al país. A parte del último vuelo que partió en la mañana, las aerolíneas que viajan a Japón desde el Aeropuerto Internacional Dulles, cancelaron todos sus vuelos por el día de hoy. Obviamente que la situación y el caos actual del agobiado país no se presta para un aterrizaje seguro por ahora.

De hecho, el Departamento de Estado recomienda evitar viajes no esenciales a Japón, por lo menos hasta principios del mes entrante.

Por lo pronto la comunidad del área metropolitana que tienen familiares y amigos en el golpeado país y que no se han podido comunicar con sus seres queridos permanecen muy preocupados.

“He tratado varias formas de establecer alguna comunicación con familiares y amigos, lastimosamente es muy difícil, hay algunas personas que lo han logrado pero todavía no se puede y realmente es angustiante porque uno no sabe cómo están”, dijo Gerardo Tamashiro.

Japón está situado en el llamado anillo de fuego del Pacífico y sufre frecuentes terremotos, pero nada como este.

“Tuve que bajar bastante apresurado pero sin perder la calma. Creo que lo que ayuda a Japón es que es un país sísmico y entonces creo que la gente mentalmente está más preparada”, dijo un testigo.

Preparados o no, es una situación en la que nadie quiere estar.

Más noticias

0 Comentarios