Sin compasión

En el reino del Teresa, la traición se paga con la muerte. Aljarafe no pudo escapar de este terrible destino y sus continuas mentiras llevaron a la mexicana a decidir su ejecución. Curiosamente, casi a la vez, Teresa decidió la vida del hijo que lleva en su vientre.

Ya el ruso le había enseñado a Teresa evidencias suficientes en contra de Aljarafe, pero la mexicana quiso probarlo con sus propios métodos y pagó a Teo con su misma moneda: la mentira.

Una vez más, los planes de la mexicana salieron a la perfección. Aljarafe filtró a la policía los datos de una embarcación que debía atracar en puerto con 15 toneladas de coca colombiana y que resultó ser solamente un señuelo.

Mientras tanto, la verdadera operación de la noche, de tráfico de hachís, llegaba tranquilamente a las costas españolas y emprendía rumbo seguro a Moscú.

“Quería que la gente se la creyera igual que tú. Estar segura de lo que yo no quería creer”, dice amargamente Teresa a Teo momentos antes de que Pote apriete el gatillo.

Curiosamente, casi a la vez, la mexicana habría decidido la vida del hijo que lleva en su vientre. Por supuesto, elige a su buen amigo Oleg para abrir su corazón y contarle las razones que le han llevado a tomar tan difícil decisión.

“Desde el día que me mataron a mi Güero, muchas veces morí de miedo, muchas. Hasta que un día, dejé de sentir y me convertí en esto que soy. (…) Pero ya me cansé de estar vacía. Por eso decidí tener a mi hijo”.

¿Qué destino crees que le espera ahora a Teresa? ¿Será arrestada por la muerte de Aljarafe?

Más noticias

0 Comentarios