En el país de la cirugía estética, hasta los armadillos hacen dieta

En Brasil, donde el culto al cuerpo bordea la obsesión, un armadillo que sufría obesidad fue puesto a dieta por veterinarios en el sur de Bahía (al noreste del país) para que perdiera los 10 kilos de exceso que tenía.

En Brasil, donde el culto al cuerpo bordea la obsesión, un armadillo que sufría obesidad fue puesto a dieta por veterinarios en el sur de Bahía (al noreste del país) para que perdiera los 10 kilos de exceso que tenía.Este mamífero de América tropical, reconocible por su caparazón formado de placas óseas cubiertas por escamas movibles, "pesa más de 16 kilos cuando el peso promedio para un animal de su especie es de seis kilos", declararon el miércoles al sitio web del diario O Globo los veterinarios del Instituto brasileño de medio ambiente (IBAMA) de Eunapolis (en el sur del estado de Bahía).Explicaron que la obesidad de este animal, de la misma familia que los osos hormigueros y los perezosos, se debía a su cría en cautiverio en un espacio restringido donde no podía desplazarse. Además, el animal probablemente tenía una alimentación rica en calorías y retenía agua.El tatú (cuyo nombre científico es 'Euphractus sexcintus') era mantenido en cautiverio y su propietario lo entregó espontáneamente a los responsables del IBAMA.Ahora es sometido a una dieta baja en calorías y realiza ejercicio regularmente. Pasea e intenta cavar agujeros en busca de alimentos enterrados. Cuando alcance el peso promedio para su especie, los veterinarios analizarán si puede ser liberado en una zona protegida de cazadores. La ley brasileña prevé una multa de hasta 2.500 dólares por animal salvaje mantenido en cautiverio y penas de prisión de seis meses a un año.

Más noticias

0 Comentarios