El caos reina en Puerto Príncipe

Disparos y saqueos se mezclaban con los esfuerzos de los rescatistas por encontrar sobrevivientes.

En el aeropuerto de Puerto Príncipe, hay quienes llegan, rescatistas, militares, que vienen de Canadá o de Islandia con víveres y agua; y hay quienes se van, como esta familia germano-haitiana. Esta madre cuenta su pesadilla.

“Mucha gente murió, todo se derrumbó... Nos dijeron que nos fuéramos del país. ((Periodista pregunta: ¿Y adónde van?)) No sé si en este avión, pero nos volvemos a Alemania…” dijo una residente alemana de Puerto Príncipe.

El aeropuerto está vacío, prácticamente cerrado, aún con vestigios de la catástrofe…Afuera, al lado de las casas vacías, con fachadas agrietadas, hay coches fúnebres improvisados.

En las calles de Puerto Príncipe, vehículos de la ONU escoltan a los jeeps diplomáticos.

Muchos de los habitantes de la capital perdieron todo y se instalaron en las calles. Rezan, cantan hasta la noche, para combatir la angustia.

Samuel escapó de la muerte por poco. Salvó a varios de los suyos cuando la casa familiar se derrumbó... 

 “Salvé a mis primas, a mis primos y a mi tía. Mi casa quedó totalmente deshecha.

Realmente no quedó nada. No puedo hacer nada, espero que el cielo… espero que venga ayuda del cielo, no sé...” dijo Samuel, habitante de Puerto Príncipe.

Algunos hoteles que permanecen en pie sirven de refugio para los turistas que quedaron varados aquí.

Emmanuelle llegó el domingo pasado, su estadía se transformó en un calvario. “Al principio estuvo muy bien. El domingo fui a misa. Disfruté del ambiente de Haití y después ocurrió esto… y es muy lamentable.” Dijo Emmanuelle Belin, turista francesa.

De noche, los haitianos llevan en brazos a sus muertos para un último adiós.

Más noticias

0 Comentarios