La calidad del aire relacionada con infecciones de oído infantiles

Un nuevo estudio de investigadores de la UCLA y del Brigham and Women’s Hospital de Boston sugiere que el mejoramiento del aire durante la década pasada se tradujo en pocos casos de infección de oído entre niños.

La calidad del aire relacionada con infecciones de oído infantiles La calidad del aire relacionada con infecciones de oído infantiles

La calidad del aire relacionada con infecciones de oído infantiles

Un nuevo estudio de investigadores de la UCLA y del Brigham and Women’s Hospital de Boston sugiere que el mejoramiento del aire durante la década pasada se tradujo en pocos casos de infección de oído entre niños.

Las infecciones son de las enfermedades más comunes entre la niñez, con costos anuales directos e indirectos de $3 billones a $5 billones en los EEUU.

“Creemos que estos hallazgos, que demuestran una relación directa entre calidad del aire e infecciones de oído, tendrá implicaciones médicas y políticas”, dijo la coautora del estudio, Dra. Nina Shapiro, Directora de otorrinolaringología pediátrica en Mattel Children’s Hospital UCLA y profesora asociada de cirugía en la David Geffen School of Medicine en la UCLA. “Los resultados validan los beneficios de la revisada Clear Air Act de 1990, que diera a la Environmental Protection Agency más autoridad para implementar y aplicar regulaciones para la reducción de emisiones contaminantes del aire. Y demuestra que también dichas medidas pudieran haber contribuido a la calidad de la salud.”

La investigación aparece en la edición de febrero de Otolarygology-Head and Neck Surgery, la publicación oficial avalada por el gremio de la American Academy of Otolaryngology-Head And Neck Surgery Foundation.

Los investigadores cotejaron datos del National health Interview Survey de 120,060 menores entre 1997 y 2006 y midieron el número de casos de 3 condiciones patológicas por año-infecciones de oído frecuentes de 3 o más por año, alergia respiratoria y ataques, no influidos por la calidad del aire pero que se escogieron como condición para control.

Estos números se entrecruzaron con los datos de la calidad del aire de la EPA sobre contaminantes, como monóxido de carbono, dióxido nitroso, dióxido de sulfuro y partículas minúsculas, durante el mismo período. Los autores del estudio descubrieron que conforme mejoraba la calidad del aire, el número de casos de infecciones frecuentes de oído disminuía significativamente.

Los resultados también mostraron que no se relacionaba la calidad alta del aire con alergias respiratorias frecuentes entre menores, debido a que las sustancias que producen alergias no son contaminantes.  

Más noticias

0 Comentarios