El buque ruso varado en la Antártida no corre peligro

El buque rompehielos ruso 'Capitán Jlebnikov' está varado en la Antártida debido a las malas condiciones meteorológicas, sin que corran peligro las vidas de las 124 personas que se encuentran a bordo, informó este lunes una fuente de la Prefectura Naval Argentina (policía guardacostas).

El buque rompehielos ruso 'Capitán Jlebnikov' está varado en la Antártida debido a las malas condiciones meteorológicas, sin que corran peligro las vidas de las 124 personas que se encuentran a bordo, informó este lunes una fuente de la Prefectura Naval Argentina (policía guardacostas)."La situación es normal para un rompehielos. No hay circunstancias de gravedad. Deben esperar que mejoren las condiciones meteorológicas", dijo al canal TN de televisión Sergio Gaetán, jefe de la Prefectura en la austral ciudad de Ushuaia, a 3.180 km al sur de Buenos Aires.A bordo hay 105 pasajeros, en su mayoría británicos, y el resto está compuesto por la tripulación, según el informe oficial. Entre los pasajeros se encuentra una misión del canal británico de televisión BBC, cuya tarea es realizar un documental sobre la Antártida, informó la Compañía de Navegación Marítima de Extremo Oriente.Distintos accidentes se han registrado en los últimos años en el continente blanco, atravesado por medio centenar de cruceros en el verano y la primavera australes.Pero el 'Capitán Jlebnikov' sólo está aguardando que pase el mal tiempo para dirigirse hacia Ushuaia, agregó la fuente, que no ha precisado todavía la ubicación exacta del rompehielos, aunque la situó aproximadamente "al sudoeste de la base argentina Comodoro Marambio" de la Antártida."No hay ningún tipo de declaración de emergencia. Tiene dos helicópteros a bordo. El buque debe retroceder por la vía que abrió, como es común" en estos casos de encallamiento, dijo Gaetán.En febrero de este año, los pasajeros del crucero turístico 'Ocean Nova', también encallado en la Antártida, fueron evacuados sanos y salvos, en el cuarto accidente de ese tipo que se registraba en poco más de un año.El Instituto Antártico Argentino había señalado en aquella ocasión la necesidad de prevenir nuevos accidentes con la práctica de un turismo responsable y sostenible que cumpla con pautas básicas de navegación, sin reducir el número de cruceros.En diciembre pasado, la Marina chilena logró desencallar al crucero turístico 'Ciudad de Ushuaia', que había quedado varado con 42 pasajeros en una roca cercana a la Península Antártica.El buque noruego 'Fram', con 256 pasajeros y 70 tripulantes a bordo, estuvo dos horas a la deriva en diciembre de 2007 en aguas antárticas por un fallo en el sistema de propulsión.El crucero 'Explorer' chocó contra un iceberg en noviembre de 2007 y sus 154 ocupantes pudieron ser rescatados ilesos, pero hubo un derrame de 185.000 litros de combustible en un mar considerado santuario natural.

Más noticias

0 Comentarios