Las autoridades temen numerosos muertos por el potente seísmo que devastó Haití

Un terremoto de 7 grados de magnitud devastó el martes Haití, en una de las peores catástrofes sufridas por ese empobrecido país, que arrasó Puerto Príncipe (incluidas las sedes del Gobierno y de la ONU) y hace temer un elevado número de personas muertas.

Un terremoto de 7 grados de magnitud devastó el martes Haití, en una de las peores catástrofes sufridas por ese empobrecido país, que arrasó Puerto Príncipe (incluidas las sedes del Gobierno y de la ONU) y hace temer un elevado número de personas muertas.Al caer la noche, los residentes de la capital del país vivían escenas de verdadero pánico tras una serie de réplicas, en medio del caos y una verdadera desolación. Imágenes de cadáveres y heridos entre los escombros difundidas en la red social Twitter tras el seísmo estremecían en todo el mundo.Un periodista de la AFP informó de numerosos muertos en las calles y de una destrucción masiva en Puerto Príncipe. El Instituto Geofísico de EEUU dijo que 24 fuertes réplicas sacudieron el país caribeño tras el seísmo de 7 grados en la escala de Richter, que se registró a las 21h53 GMT del martes.Diplomáticos estadounidenses en el lugar "vieron numerosos cuerpos en las calles y sobre las aceras, que quedaron hechas pedazos", dijo Philip Crowley, portavoz del Departamento de Estado. "Evidentemente, hay numerosas muertes". Millares de habitantes deambulaban por la capital, con las comunicaciones colapsadas, algunos en completo estado de desesperación, encontrándose en cada esquina con imágenes terroríficas de muerte y desolación."El centro de Puerto Príncipe está destruido, es una verdadera catástrofe", señaló Pierre, quien apenas podía expresarse en medio de una nube gris de polvo. El sismo destruyó el edificio que alberga a la fuerza de paz de la ONU, señaló a la AFP un empleado de la organización. "La mayor parte de la sede de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) quedó destruida. Hay mucha gente bajo las ruinas, tanto muerta como herida", señaló.Brasil ejerce el mando militar de la MINUSTAH, integrada por 17 países, muchos de ellos latinoamericanos. El personal militar brasileño consta de poco más de 1.200 efectivos de un total de unos 11.000.Además de la sede de la ONU, otras emblemáticas edificaciones como el palacio presidencial, la Catedral y oficinas gubernamentales sucumbieron en la capital de poco más de dos millones de habitantes.El periodista de la AFP señaló que en Petionville, distrito con una gran actividad turística y una de las zonas más ricas situadas en el este de la ciudad, un edificio de tres pisos fue derrumbado. En Petionville residen la mayoría de diplomáticos en el país y los funcionarios de Naciones Unidas.En el norte de la capital, un grupo de haitianos que se confundían entre la multitud asolada, saquearon un supermercado. El sismo se sintió con gran intensidad en su vecina República Dominicana, con la que Haití comparte la isla La Española. "En todos los lugares se sintieron los efectos del temblor, no se ha reportado ningún daño", señaló Luis Luna Paulino, director de Defensa Civil.El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que colabore y anunció que enviará ayuda al país caribeño. Cuba evacuó pobladores del municipio costero de Baracoa, en la región oriental, donde se sintió con fuerza el terremoto, y permanece atenta a la situación.El presidente Barack Obama dijo que Estados Unidos está "listo para ayudar a la gente de Haití". El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció una donación de emergencia de 200.000 dólares para proveer alimentos, agua, medicinas y refugio a las víctimas.La ONU preparaba un gran esfuerzo de socorro internacional, mientras sus funcionarios trataban en vano de comunicarse con sus representantes en el país.Una alerta de maremoto fue emitida tras el seísmo para Cuba, Bahamas y República Dominicana, pero fue levantada luego por el Centro de Alertas de Tsunamis en el Pacífico. El presidente de Brasil, Lula da Silva, se declaró "muy preocupado", mientras su ministro de Defensa exhortó a los soldados brasileños que integran la fuerza de la ONU a "reducir el sufrimiento de la población". Francia, Colombia, Venezuela, Nicaragua, México y Canadá también indicaron que están dispuestos a dar su ayuda cuanto antes. Haití, cuya renta per cápita es la más baja de toda América, con el 80% de sus casi nueve millones de habitantes viviendo en la pobreza, se ha visto golpeada por una serie de tragedias en los últimos años, como el paso de varios huracanes en 2008 que dejaron cientos de muertos.

Más noticias

0 Comentarios