Los antipsicóticos prescritos para niños y adolescentes engordan

La prescripción de antipsicóticos provoca frecuentemente una ganancia de peso importante en los niños y los adolescentes, así como una subida de las tasas de colesterol y triglicéridos en la sangre, según un estudio estadounidense.

La prescripción de antipsicóticos provoca frecuentemente una ganancia de peso importante en los niños y los adolescentes, así como una subida de las tasas de colesterol y triglicéridos en la sangre, según un estudio estadounidense.Este informe publicado el miércoles en la revista JAMA examinó los casos de 272 pacientes de entre cuatro y 19 años, a quienes nunca se había prescrito antipsicóticos anteriormente. Los pacientes sufrían desórdenes de comportamiento en el 47,8%, de esquizofrenia en el 30,1% y comportamientos agresivos o destructores en un 22,1%.Todos tomaron diferentes tipos de antipsicóticos: aripiprazol, olanzapina, quetiapina y risperidona durante 12 semanas. Quince jóvenes que se habían negado a ingerir los medicamentos fueron utilizados como muestra de control.A partir de la undécima semana de tratamiento, los niños y adolescentes registraron una subida media de peso de 8,5 kilos con la olanzapina, 6 kilos con la quetiapina, 5,3 kilos con la risperidona y 4,5 kilos con el aripiprazol. El grupo que no tomó medicamentos ganó una media de 200 gramos."Cada medicamento antipsicótico estuvo asociado con un aumento significativo de la masa de grasa y del abdomen", dijo Christoph Correll, del Zucker Hillside Hospital, en Glen Oaks (Nueva York), autor del estudio. Correll añadió que el aumento de peso favorece la aparición de enfermedades y de accidentes cardio-vasculares posteriores.Los investigadores también descubrieron cambios importantes en las tasas de colesterol y triglicéridos en sangre asociadas con la toma de olanzapina y quetiapina.

Más noticias

0 Comentarios