Un amigo se nos va… pero a evangelizar

Si como suena un amigo se nos va, pero en este caso no del sacerdocio sino un compañero de oficina en la chancillería.

Si como suena un amigo se nos va, pero en este caso no del sacerdocio sino un compañero de oficina en la chancillería. Nuestro director asociado del Apostolado Hispano de la Diócesis de Arlington, el Padre Richard Mullins Hernández conocido por muchos como el “Padre Ricardo” deja igualmente la dirección de Asuntos Multiculturales para administrar por mandato del obispo la parroquia de San Luis en Alexandria.

 El Padre Mullins de madre cubana y padre norteamericano deja un gran vacío en nuestra oficina, por su alegría, sus proyectos y sus grandes iniciativas. Desde ya en la parroquia de San Luis hay mucho gozo, entusiasmo de recibir a su próximo líder espiritual.

En este Año Internacional del Sacerdote es importante reconocer y valorar a los sacerdotes, pues no podemos olvidar que su misión es partir, caminar, dejarlo todo, salir de si mismo, quebrar la costra del egoísmo que nos encierra en nuestro yo; es parar de dar vueltas alrededor de nosotros mismos como si fuéramos el centro del mundo y de la vida: es no dejarse enredar en los problemas del pequeño mundo al que pertenecemos pues la humanidad es mayor.

La capacidad de ser un líder religioso se mide hoy por la disponibilidad de evangelizar dentro o fuera de la Iglesia, por la capacidad de aceptar la diversidad cultural y expresar un juicio sabio a la luz de los criterios del Evangelio con el objetivo de hacer opciones concretas. Un sacerdote vaya donde vaya no debe olvidar a los pobres, debe ser un sacerdote que abra las puertas difíciles de la iglesia para todos. Suerte en tu nuevo apostolado Padre Ricardo.

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo


Más noticias

0 Comentarios