A dos días de su agresión, Benedicto XVI apareció sereno para el ángelus

El Papa, derribado el jueves antes de la Misa de Gallo en la basílica de San Pedro por una mujer aparentemente desequilibrada, continuó el sábado su programa navideño celebrando el ángelus para la fiesta de San Esteban, primer mártir de la cristiandad.

El Papa, derribado el jueves antes de la Misa de Gallo en la basílica de San Pedro por una mujer aparentemente desequilibrada, continuó el sábado su programa navideño celebrando el ángelus para la fiesta de San Esteban, primer mártir de la cristiandad.Benedicto XVI apareció sereno cuando salió al balcón de sus habitaciones y saludó a los fieles congregados, a pesar de la lluvia, en la plaza de San Pedro en el Vaticano.Durante su homilía antes de la oración del ángelus, Benedicto XVI pidió "respaldar con la plegaria" los "numerosos creyentes que, en varias regiones del mundo, se ven sometidos a pruebas y sufrimientos por su fe".Pidió asimismo practicar "el amor hacia los pobres".Celebró luego la "cortesía del amor" que "no se rinde ante el mal y la violencia y derriba las barreras entre los hombres".Al igual que la víspera, en ocasión de la tradicional bendición Urbi et orbi (a la ciudad y al mundo), el Papa no hizo alusión a su agresión.La mujer que saltó la valla de seguridad el jueves --Susanna Maiolo, una italo-suiza de 25 años al parecer con problemas psiquiátricos-- y que derribó a Benedicto XVI, fue ingresada el viernes en una institución especializada en psiquiatría.En el incidente, el cardenal Roger Etchegaray, de 87 años, sufrió la fractura del fémur.Este sábado, el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, indicó que la justicia vaticana decidirá en los próximos días, sobre la base de los informes médicos y de la gendarmería vaticana, "los pasos a seguir" con respecto a la joven.Lombardi había indicado que la cuestión "es más bien curarla", en vez de juzgarla.El viernes había revelado que la justicia vaticana era "en general clemente".Susanna Maiolo declaró a sus médicos, según la versión internet del periódico La Repubblica, que "no quería hacerle daño" a Benedicto XVI.El viernes, el Papa recibió numerosos testimonios de respaldo de la clase política italiana, empezando por el presidente Giorgio Napolitano y el jefe de gobierno Silvio Berlusconi, este último agredido el 13 de diciembre en Milan.

Más noticias

0 Comentarios