La agencia nuclear de la ONU examinará la política de Irán

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) examinará este jueves y viernes en Viena la política nuclear de Irán, que impacienta a las grandes potencias con sus demoras en dar una respuesta a una propuesta de acuerdo para el enriquecimiento de uranio.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) examinará este jueves y viernes en Viena la política nuclear de Irán, que impacienta a las grandes potencias con sus demoras en dar una respuesta a una propuesta de acuerdo para el enriquecimiento de uranio.Por primera vez en cuatro años, el Grupo de los Seis --los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Rusia y Francia) más Alemania--, preparó un proyecto de resolución condenando a Irán y que podría ser sometido al voto de los 35 gobernadores de la AIEA.Si el texto no obtuviese la mayoría suficiente en el seno del consejo de gobernadores, las grandes potencias prevén, según fuentes diplomáticas, publicarlo como una simple declaración condenando a Irán por haber disimulado la construcción de un nuevo centro de enriquecimiento de uranio.Para el director general, el egipcio Mohamed ElBaradei, para quien será la última reunión a la cabeza de la agencia de la ONU --su mandato expira el 30 de noviembre-- este juego de escondidas iraní es tanto más frustrante dado que espera una respuesta clara y definitiva de Teherán a su ofrecimiento de fines de octubre sobre la entrega de uranio enriquecido por un tercer país para su reactor de investigaciones.Mohamed ElBaradei, de 67 años y Premio Nobel de la Paz en 2005, deja su cargo al cabo de 12 años al japonés Yukiya Amano, de 62 años, sin haber podido concluir el espinoso tema de la naturaleza real del programa nuclear iraní.La oferta de ElBaradei, "una ocasión única y muy breve", según él, consiste en obtener de Teherán la exportación de 70% de su uranio levemente enriquecido a Rusia para ser más enriquecido y luego transformado en Francia en combustible para su reactor experimental.Así, este uranio no podría servir más para una eventual utilización militar, principal temor de las grandes potencias.Según Francia, los iraníes rechazaron claramente la oferta. Por el contrario, la nueva administración estadounidense, luego del ofrecimiento hecho por el presidente Barack Obama, que rompió con la política de su antecesor, George W. Bush, guarda la esperanza de una respuesta positiva y mantiene su ofrecimiento de diálogo.El presidente del Parlamento iraní Alí Larijani reiteró el miércoles que Estados Unidos trataba de "engañar" a Irán mediante un proyecto de acuerdo que prevé enriquecer y transformar en el extranjero el uranio para servir de combustible a su reactor de Teherán.En los últimos días, diferentes responsables del régimen islámico asumieron posiciones contradictorias, manteniendo la incógnita sobre la posición final de Teherán.El consejo de gobernadores de la AIEA examinará también el último informe del director general después de una primera visita de sus inspectores a la planta de enriquecimiento de uranio en construcción en Fordoo, cerca dela ciudad santa de Qom al suroeste de Teherán.La agencia lamenta en particular el hecho que Teherán sólo haya revelado tardíamente la existencia de la planta, "lo que no contribuye a restablecer relaciones de confianza", agregando que es válido preguntarse si Irán no tiene otras instalaciones secretas.Irán afirma que quiere construir un centro de reemplazo al de Natanz si este fuese destruido por la aviación israelí, por ejemplo. Pero los inspectores constataron que Fordoo podían contener unas 3.000 centrifugadoras para enriquecer uranio.

Más noticias

0 Comentarios