Zelaya da nuevo ultimatum a Micheletti para poner fin a crisis en Honduras

Los negociadores que representan al depuesto presidente de Honduras Miguel Zelaya dieron este jueves un ultimátum hasta las 06H00 GMT del viernes al gobierno de facto para restituir al mandatario en el poder o darán por concluida la instancia del diálogo.

Los negociadores que representan al depuesto presidente de Honduras Miguel Zelaya dieron este jueves un ultimátum hasta las 06H00 GMT del viernes al gobierno de facto para restituir al mandatario en el poder o darán por concluida la instancia del diálogo."Si a las 12 de la noche (06H00 GMT) no hemos recibido ninguna respuesta de la delegación del señor Micheletti, damos este diálogo por concluido", dijo a la prensa el coordinador del equipo de negociadores de Zelaya, Víctor Meza.El asesor del mandatario depuesto, Rasel Tomé, había asegurado con anterioridad a la AFP que Zelaya "condicionaba" el regreso a la mesa de negociación a la firma de su restitución. "De lo contrario, no tiene ningún sentido" seguir dialogando, aseguró.Zelaya había rechazado la propuesta del gobierno de Micheletti el pasado 19 de octubre para que sea la Corte Suprema la que decida si se le restituye en el puesto del que fue desalojado el 28 de junio por los militares. El presidente pretende que sea el Congreso quien disponga su restitución.Una negociadora de Micheletti, Vilma Morales, propuso este jueves que cada comisión consulte con el poder del Estado que quiera, según dijo a la prensa.Ambas partes "han propuesto diferentes instancias al poder público, por una parte la Corte Suprema de Justicia y por otra al Congreso Nacional, para decidir la diferencia sobre la pretensión de Manuel Zelaya, (por lo que) proponemos que las mismas, ejercitando su derecho constitucional, acudan ante quien corresponda al amparo de las garantías procesales", dijo Morales.El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidió el miércoles a las partes un esfuerzo para superar el estancamiento del diálogo. Estados Unidos y otros países miembros endurecieron el tono al pedir al gobierno de facto mayor compromiso y evitar tácticas dilatorias.Zelaya, que el miércoles cumplió un mes refugiado en la embajada de Brasil, exige ser restituido en su puesto antes de las elecciones presidenciales del 29 de noviembre.El gobierno de facto mantiene la fecha para los comicios pese a las advertencias de la comunidad internacional de que desconocerá los resultados si antes no han devuelto la faja presidencial a su legítimo dueño.Miembros del Tribunal Electoral hondureño, de visita en Washington, aseguraron este jueves que no les importa lo que piense o diga la comunidad internacional."No podemos dejar que se hunda, que nuestros compatriotas se enfrenten, se dividan y sigan en una polarización que haga feliz a la comunidad internacional, pero que destruya a nuestro país", dijo el magistrado del ente electoral, Enrique Ortez.La Unión Europea (UE) echó un jarro de agua fría al régimen de Tegucigalpa al asegurar que no va a enviar a Honduras observadores debido a la situación de "violencia" y "restricciones a las libertades" en el país."Bajo ninguna circunstancia podremos enviar una misión de observación electoral a Honduras", dijo este jueves en Panamá el jefe de la unidad de la Comisión Europea para las relaciones para México y Centroamérica, Petros Mavromichalis.Mientras tanto, al régimen de facto le siguen lloviendo las críticas por la represión que ejerce contra los partidarios de Zelaya.Según el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), 21 personas fueron "ejecutadas" desde el golpe de Estado del 28 de junio y se produjeron más de 4.234 casos de violaciones a derechos humanos."En el país vivimos en situación de emergencia nacional", advirtió la coordinadora del Cofadeh, Bertha Oliva, en una conferencia de prensa.

Más noticias

0 Comentarios