Zapatero quiere reformar el mercado laboral español

El presidente del gobierno socialista español, José Luis Rodríguez Zapatero, que se enfrenta a una escalada del desempleo, decidió pedir el miércoles a los agentes sociales una reforma del derecho del trabajo, que podría inspirarse en la flexibilidad del modelo alemán.

El presidente del gobierno socialista español, José Luis Rodríguez Zapatero, que se enfrenta a una escalada del desempleo, decidió pedir el miércoles a los agentes sociales una reforma del derecho del trabajo, que podría inspirarse en la flexibilidad del modelo alemán."Queremos que en el ámbito del diálogo social es preciso evaluar para el primer trimestre del 2010 y con voluntad de acuerdo y de reforma" varios aspectos del trabajo, entre los cuales la flexibilidad, declaró ante los parlamentarios.Rodríguez Zapatero se refirió al "fomento del uso de la reducción de jornada como instrumento de ajuste temporal de empleo" para evitar los despidos en época de crisis.La ministra de Economía, Elena Salgado, ya había dicho que el gobierno estudiaba el "modelo alemán" para intentar aplicarlo en España."Se trata que los empresarios reduzcan la jornada (de trabajo) en lugar de despedir a la gente" y se trata de "indemnizarlos" por esta reducción, una "fórmula que se utiliza poco y de la que queremos hablar".El gobierno alemán puso en marcha un sistema que permite a las empresas poner en el desempleo parcial a sus trabajadores y los poderes públicos se hacen cargo de hasta el 65% de su salario durante dos años.Actualmente, en España, el régimen para un expediente de regulación que permita el desempleo parcial de los trabajadores depende de una negociación con los agentes sociales y de una autorización de las administraciones.El presidente del ejecutivo socialista recurre al diálogo social para encontrar un acuerdo, pero actualmente no son buenas las relaciones entre la patronal y los sindicatos, que acusan a los primeros de querer facilitar a cualquier precio el despido.El líder patronal Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la poderosa CEOE, dijo el miércoles que estaba "dispuesto" a una colaboración con espíritu de diálogo.El secretario general del sindicato CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ya declaró en noviembre que "facilitaría" la posibilidad de recurrir a la reducción de la jornada laboral "como mecanismo que permita consolidar el empleo", pero también advirtió que se opondría a "todo deterioro de los derechos" de los trabajadores.Porque otro punto más para negociar en el marco de la reforma podría correr el riesgo de crear mayores tensiones. Rodriguez Zapatero quiere "medidas tendientes a reducir la dualidad y la tasa de temporalidad de nuestro mercado laboral".España es un país en el que la proporción de trabajadores precarios es muy importante. En el tercer trimestre, más de 25% de los asalariados tenían un contrato de duración limitada. Según Eurostat, el porcentaje era del 14% en los 27 países de la UE en 2008.En periodo de crisis, como la recesión que sacude el país, la patronal recurre a esos trabajadores en precario para ajustar más fácilmente su producción porque consideran caros los despidos.El presidente del Banco central europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo al respecto el 23 de noviembre en Madrid que en España "el peso de la crisis cayó de manera desproporcionada sobre los trabajadores temporarios".Rodríguez Zapatero, que también presentó el miércoles varios proyectos de reformas socioeconómicas en el marco del proyecto de ley llamado "economía sostenible" presentado el viernes, advirtió sin embargo que se oponía a un debilitamiento de los derechos de los trabajadores, mientras el desempleo no hace más que subir.El número de parados volvió a subir en 60.593 personas en noviembre.Entre las otras reformas que anunció, figura por ejemplo una reforma de la justicia para simplificar la cesación de pagos, la promoción de un coche eléctrico y también sobre una reforma de las pensiones.

Más noticias

0 Comentarios