Yemen, país crucial y santuario para Al Qaida según los expertos

El joven nigeriano que intentó hacer estallar un avión que iba de Amsterdam a Detroit (norte de EEUU) el día de Navidad dijo haberse equipado en explosivos y entrenado en Yemen, lo que ilustra la importancia de este país para la organización terrorista Al Qaida, estiman los expertos.

El joven nigeriano que intentó hacer estallar un avión que iba de Amsterdam a Detroit (norte de EEUU) el día de Navidad dijo haberse equipado en explosivos y entrenado en Yemen, lo que ilustra la importancia de este país para la organización terrorista Al Qaida, estiman los expertos.Según un documento federal estadounidense, citado por el canal CNN, Abdul Faruk Abdulmutallab (o Umar Faruk Abdulmutallab), de 23 años, habría declarado justo después de su detención que actuaba en nombre de la organización de Osama bin Laden y que se procuró el material explosivo así como las instrucciones en Yemen.Para Bernard Haykel, especialista de la península arábica de la universidad estadounidense de Princeton, "es indiscutible que Yemen se convirtió en un importante lugar para Al Qaida".De hecho, "siempre lo fue", agrega. "Es una muy antigua conexión que data de los años 80, cuando numerosos jóvenes yemeníes partieron hacia Afganistán para combatir contra los soviéticos", explicó."Luego de la derrota de Al Qaida en Arabia Saudita, los numerosos miembros saudíes del movimiento que sobrevivieron se reagruparon en Yemen", indicó.Con dos rebeliones en su territorio, una en el norte y la otra en el sur, así como tribus armadas que tradicionalmente preservan su autonomía y protegen sus sectores, las autoridades yemeníes tienen dificultad para controlar un inmenso país cuyo relieve montañoso ofrece numerosos escondites.El francés Dominique Thomas, conocedor de la región y especialista de los movimientos yihadistas de la Escuela Superior de Ciencias Sociales francesa (EHESS), recuerda que "Yemen es una tierra para todos los tráficos, un país que ningún poder central jamás logró controlar eficazmente"."Las grandes figuras de la rebelión sudista siempre fueron cercanas a las tesis yihadistas y Al Qaida logró acumular un capital de simpatía entre ellos. Ofrecen apoyo y protección", agrega.Luego de varios intentos en que privilegió el diálogo y una política de la mano tendida hacia el movimiento de Osama bin Laden, cuya familia es oriunda de Yemen, el gobierno de Saná lanzó recientemente con el respaldo de Estados Unidos una serie de ofensivas contra lo que asegura son bases de Al Qaida.Según el canal estadounidense ABC News, buques de guerra estadounidenses habrían incluso lanzado misiles de crucero contra bases islamistas.Las autoridades yemeníes afirman que mataron, en las últimas dos semanas, a un centenar de miembros de Al Qaida. Las regiones en cuestión están cerradas a la prensa y a todo observador extranjero por lo que estas cifras son imposibles de verificar por una fuente independiente.Dominique Thomas recuerda que "los brazos sauditas y yemeníes de Al Qaida se fusionaron y el número dos del movimiento en Yemen es actualmente un saudí"."Bin Laden siempre se rodeó de yemeníes, en particular los que venían de las regiones del sur, de donde es oriundo su padre", indicó. "Es cultural, los entiende y tiene confianza en ellos (...). Y por otra parte, los sauditas jamás lo consideraron realmente como un saudí sino como un yemení", agregó.Yemen, cuna de la familia bin Laden, país poblado por tribus reacias al poder central y difícil de controlar, ocupa un lugar privilegiado en el universo yihadista, precisa Thomas."Los yemeníes tienen un papel particular en los discursos y las leyendas yihadistas", agrega el analista francés. "En los relatos proféticos, se habla de un ejército que vendrá de Yemen para salvar a los musulmanes... Aun queda por probar que este nigeriano estuvo efectivamente en Yemen, pero el hecho de que cite a este país espontáneamente es bastante revelador", concluye.

Más noticias

0 Comentarios