Washington reacciona a la muerte de Bin Laden

Luego de las celebraciones afuera de la Casa Blanca en la noche del día histórico, vinieron las preocupaciones por la seguridad pública.

Después de casi una década de búsqueda, el Presidente Barack Obama anunció el domingo en la noche desde la Casa Blanca lo que miles de personas y familiares de las víctimas del once de septiembre estaban esperando.“Esta noche puedo reportarle a la gente de estados unidos y del mundo que este país condujo una operación que concluyó en la muerte de Osama Bin Laden, el terrorista responsable de la muerte de miles de inocentes”, dijo Obama.

Y con eso vinieron las celebraciones, en Nueva York y afuera de la Casa Blanca el sentimiento era de euforia.

Yo trabajaba en la calle K  cuando pasó lo del 9-11 y en un día de cielo brillante de repente el mundo cambió, y hoy se cierra ese capítulo y estoy aquí porque quería ser parte de la historia”, dijo David Sotsky, residente de Washington D.C.

 El viernes pasado el presidente autorizó un plan que se llevó a cabo el domingo en el pueblo de Abbottabad en Pakistán; la cabeza del grupo terrorista Al-Qaeda se encontraba en una casa, altamente resguardada, cuando un comando especial de la armada estadounidense lo atacó y lo aniquiló junto con  uno de sus hijos y otras personas.

El evento deja al país, especialmente a la ciudad capital, en alerta roja.

 “Es un día que requiere alta seguridad  porque hay mucha gente aquí celebrando y tenemos que asegurarnos que todo el mundo este a salvo y estaremos muy pendientes de la seguridad estos días”, dijo Cathy Lanier de la policía de Washington.

Ya que prevenir es mejor que lamentar; los aeropuertos y las estaciones de metro en el área metropolitana incrementaron la vigilancia.

Mientras tanto, analistas políticos predicen cuáles serán las consecuencias después de este día.

 “Es algo perfecto para Obama para justificar su política de concluir lo más pronto posible la intervención en Afganistán, de trasladar el asunto de seguridad a las tropas locales de Afganistán y salir de ese país”, dijo el analista  Emilio Viano.

Otros dicen que aunque la muerte de Bin Laden es un beneficio político para el Presidente Obama, también es un riesgo; ya que si llegara a ocurrir un acto de venganza, sería el presidente el que pagaría las consecuencias políticamente.

Más noticias

0 Comentarios