Washington se opondrá de mala gana a las primas en Wall Street

La renovada salud de los grandes bancos estadounidenses pondrá en el tapete el delicado tema de las primas que reciben sus ejecutivos, un asunto que la Casa Blanca tratará con delicadeza, opinan expertos del sector.

La renovada salud de los grandes bancos estadounidenses pondrá en el tapete el delicado tema de las primas que reciben sus ejecutivos, un asunto que la Casa Blanca tratará con delicadeza, opinan expertos del sector.El gobierno de Barack Obama ha hecho del tema un gran "asunto desde el punto de vista político y va a tener que tomar medidas que no tiene ganas de tomar", dijo Douglas Elliott, de Brookings Institution.Los llamados de Washington a limitar el pago de primas fueron rechazados por Wall Street.Con el fin de sostener la recuperación de las instituciones financieras sin provocar la ira de los estadounidenses afectados por las consecuencias de la crisis, el gobierno "preferiría no pasar demasiado tiempo inmerso en esta cuestión", explicó Elliott a la AFP.El gigante de Wall Street, Goldman Sachs sobrepasó el último jueves todas las previsiones al publicar un beneficio de 3.190 millones de dólares en el tercer trimestre, tres veces más que en igual periodo de 2008.Su competidor JPMorgan Chase tuvo un resultado trimestral de 3.600 millones de dólares. Incluso Citigroup, con persistentes dificultades, pudo vanagloriarse de un beneficio de 101 millones de dólares.Al mismo tiempo, el Wall Street Journal informó que los 23 principales bancos y sociedades financieras estadounidenses estaban a punto de pagar 140.000 millones de dólares en bonos a sus empleados en 2009, cifra superior a la de 2007, año récord y en el que comenzó la recesión en diciembre."La cuestión de las primas" sería la gota que derrame el vaso para la población, destacó Elliott, ya que varias de estas instituciones fueron rescatadas con dinero del contribuyente.El experto cree que tanto el Ejecutivo como los bancos quieren "pagar a sus empleados para que sigan motivados" sin molestar a la opinión pública.El secretario general de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, dijo el domingo que comprende que las elevadas primas irriten a los estadounidenses, pero destacó que los bancos deben un jugar un papel fundamental en la recuperación de la confianza en el sistema financiero."Son responsables frente a todo el sistema. Y esto comienza por no oponerse al sistema de regulación y a las reformas necesarias para proteger a los consumidores, los propietarios y otros", dijo Emanuel a la CNN.En momentos en que la tasa de desempleo estadounidense se acerca a 10%, el nivel más alto desde hace 26 años, el director financiero de Goldman Sachs, David Viniar, afirmó, en una tentativa por terminar con el debate, que su empresa "tiene muy en cuenta lo que ocurre con otras personas".Pero para Robert Weissman, presidente del grupo de defensa de los consumidores Public Citizen, Wall Street "se burla" de los estadounidenses con estos pago extra.Desde su toma de funciones en enero, Obama criticó fuertemente a los gigantes de Wall Street que pagaban primas en momentos en que el Estado respondía por sus deudas.Sin embargo, Don Lindner, especialista de recursos humanos en el seno de la sociedad sin objetivo de lucro Worldat Work, advierte que se debe tratar el tema con delicadeza."Al imponer reglas estrictas sobre la remuneración se vuelve a arriesgar una caída, porque en (el sector bancario), tal medida podría ser devastadora", afirmó.Una encuesta publicada el lunes por el gabinete de estudios Grant Thornton, da cuenta de que la mayoría de las empresas de Estados Unidos tiene la intención de reducir las primas a pagar a sus empleados, según sus directores financieros.Consultados ante la actitud de su empresa en relación al pago de bonos a sus empleados, el 55% de los responsables financieros sostuvo que las primas se reducirían, frente a sólo el 7% que afirmó aumentarían.

Más noticias

0 Comentarios