Votos anulados no despejan incertidumbre sobre elecciones en Afganistán

Dos meses después de las elecciones, la incertidumbre reinaba en Afganistán el lunes, tras la anulación de un "porcentaje" de votos que podría dejar al presidente Hamid Karzai por debajo del umbral del 50%, según orden de la comisión investigadora del fraude.

Dos meses después de las elecciones, la incertidumbre reinaba en Afganistán el lunes, tras la anulación de un "porcentaje" de votos que podría dejar al presidente Hamid Karzai por debajo del umbral del 50%, según orden de la comisión investigadora del fraude.La Comisión de Reclamaciones Electorales (ECC) encargada de investigar los fraudes en la elección del pasado 20 de agosto ordenó el lunes invalidar un "porcentaje" de los votos, lo que según observadores dejaría a Karzai bajo el límite del 50% y obligaría a realizar una segunda vuelta.En un comunicado, el ECC indicó que encontró "pruebas claras y convincentes de fraudes" en 210 oficinas de votación (de un total de 25.450 en total) repartidas a lo largo del país, por lo que ordena la invalidación de los votos.Por las mismas razones, el ECC ordena al IEC la invalidación de "cierto porcentaje de los votos de cada candidato", sin dar más detalles.Pero la ECC no indicó el número de votos que pierden los candidatos, por lo que nadie podía avanzar todavía con certeza si Karzai pasó bajo el límite del 50%, o si la Comisión Electoral Independiente (IEC), encargada de dar el resultado oficial, aceptará o no las conclusiones de la primera.Democracy International, organismo observador independiente estadounidense, afirmó este mismo lunes que la cifra de votos anulados a Karzai sería de 954.526, o sea la tercera parte de los votos obtenidos, basándose en los datos proporcionados por la ECC.De inmediato Estados Unidos reaccionó el lunes al indicar que es "muy importante" que el gobierno afgano sea legítimo."Ahora le corresponde a los afganos demostrar que creen en esta legitimidad", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, en conferencia de prensa en Washington.La comunidad internacional presiona a Karzai y a su principal rival, Abdula Abdula, para que negocien una salida a la crisis y reclama una solución rápida al problema.Una organización estadounidense de observadores electorales, Democracy Internationale, afirmó que esos cálculos "sugieren" que las invalidaciones de votos ordenados "reducirán la votación de Karzai a cerca del 48,29% de los votos".La IEC debe luego anunciar los resultados oficiales de los comicios teniendo en cuenta, en teoría, esas invalidaciones. El anuncio es esperado de aquí a unos días, tal vez el miércoles.Un diplomático occidental afirmó también a la AFP que las conclusiones de la ECC llevarían a Karzai del 54,6% de los votos acreditados según resultados provisionales, a sólo 48%.La ECC, contactada por la AFP, rechazó confirmar esta información.En caso de segunda vuelta, Karzai enfrentaría al ex ministro de Relaciones exteriores Abdula Abdula, a quien le acreditan el 27,8% de los votos, según resultados provisionales.La IEC debe constitucionalmente obedecer los dictámenes de la ECC, pero puede apelar si se opone a las conclusiones, retardando aún más el anuncio de los resultados de las elecciones.Desde el inicio del proceso, la tensiones son fuertes entre la ECC, apadrinada por la ONU, y la IEC, considerada favorable al presidente saliente Karzai.La comunidad internacional se inquieta desde hace semanas de que el presidente Karzai no acepte los resultados si no le dan una victoria en la primera vuelta.El portavoz de la ONU en Kabul, Aleem Siddique, llamó a aplicar de manera rápida las conclusiones de la ECC."Esperamos que la IEC aplique rápidamente (las órdenes de la ECC) y que que anuncie pronto ya sea un resultado final certificado, o la necesidad de ir a una segunda vuelta, como exige la ley electoral afgana", dijo.En un comunicado, la embajada estadounidense llamó "a la IEC a aplicar las órdenes con toda la rapidez requerida", agregando que "esperamos con impaciencia el resultado final certificado".Según diplomáticos occidentales y responsables afganos, se trata de convencer al presidente saliente de aceptar el resultado de las elecciones, y seguramente la celebración de una segunda vuelta, o en su defecto llegar a un acuerdo político con Abdula, que tendría de esta manera compensaciones.

Más noticias

0 Comentarios