Violencia y hambruna, grandes fracasos en dos años de Colom en Guatemala

La violencia criminal y la hambruna, que han dejado miles de muertos en Guatemala, son los grandes fracasos en los dos primeros años del gobierno del presidente Álvaro Colom, en medio de un clamor para frenar esos flagelos.

La violencia criminal y la hambruna, que han dejado miles de muertos en Guatemala, son los grandes fracasos en los dos primeros años del gobierno del presidente Álvaro Colom, en medio de un clamor para frenar esos flagelos.Tanto defensores de los derechos humanos, políticos, religiosos, como el propio gobierno, reconocen la falta de éxito en esos temas, que colocan al país como uno de los más violentos de Latinoamérica, con una media diaria de 19 homicidios, y develan las precarias condiciones en que vive el 80% de los 13 millones de guatemaltecos.En el marco de la violencia imperante, el asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, perpetrado el 10 de mayo pasado, fue el que más golpeó al país con masivas protestas callejeras, toda vez que había acusado en un video difundido póstumamente al presidente Colom de su futuro crimen.El cardenal Rodolfo Quezada arremetió el domingo contra las fracasadas políticas para contrarrestar la violencia y paliar la pobreza, que el año pasado se acentuó debido a una sequía que destruyó cultivos y dejó más de 400 muertos, mientras unas 400.000 familias están en riesgo.Organismos internacionales han dado una voz de alarma debido a la escasez de alimentos y la cifra en riesgo podría aumentar a dos millones de personas."No podemos seguir en este baño de sangre cotidiano (...) Creo que la población ya se cansó de pedir seguridad", lamentó el religioso."No nos basta que se nos diga, a veces faltando a la verdad, que la violencia ha disminuido, sino que realmente emprendan un verdadero proyecto que a todos los guatemaltecos nos dé paz", insistió, tras comentar que hay otros "desafíos" pendientes, como "el combate frontal contra la pobreza, la miseria y, sobre todo, contra el hambre".Entre tanto, el director del Grupo de Apoyo Mutuo, un organismo privado de derechos humanos, Mario Polanco, aseguró a la AFP que en 2009 hubo casi 6.000 asesinatos, el año más violento en la historia del país.Esa cifra es superior a las 5.500 víctimas anuales que dejó la guerra civil que vivió este país entre 1960-1996.Datos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses indican que en 2009 hubo 5.975 necropsias por muertes violentas, el 92% por armas de fuego.Dos ex candidatos presidenciales en las elecciones de 2007, el derechista Otto Pérez Molina y el izquierdista Pablo Monsanto, coincidieron en que las altas cifras de pobreza e inseguridad están afectando al gobierno de Colom, aunados a la falta de transparencia en programas sociales.El vicepresidente Rafael Espada reconoció que esos temas son el talón de Aquiles del gobierno, pero lamentó la falta de reconocimiento a los avances logrados."Hay críticas, pero sabemos que hemos avanzado tremendamente en los programas sociales: en educación, en salud, vivienda, pero lo que nos preocupa enormemente es el tema de inseguridad y tenemos que mejorarlo", dijo Espada."La seguridad no es ni con armas, ni con tanques, ni con ejércitos, la seguridad va a venir cuando ataquemos la pobreza del país, el problema social, y terminar con el desempleo y el desprecio al ser humano", puntualizó.

Más noticias

0 Comentarios