Vínculos de islamistas en África con narcos despierta la atención de EEUU

La reciente detención de tres supuestos islamistas en Ghana, dispuestos a trasladar droga de Colombia a España, despierta la atención de expertos y políticos en Estados Unidos, aunque no se ponen de acuerdo sobre su importancia.

La reciente detención de tres supuestos islamistas en Ghana, dispuestos a trasladar droga de Colombia a España, despierta la atención de expertos y políticos en Estados Unidos, aunque no se ponen de acuerdo sobre su importancia.Los activistas cayeron en una trampa tendida por la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), y tras tres meses de contactos con un ficticio representante de la guerrilla colombiana de las FARC, fueron detenidos y trasladados a Nueva York el pasado 18 de diciembre.El 'representante' de las FARC, un operador de la DEA, convenció a sus tres interlocutores en Ghana de que la guerrilla colombiana quería trasladar hasta "cientos de kilos de cocaína" a España, y que quería hacerlo con la protección de Al Qaeda y sus socios en el norte de África.Los activistas, Urmar Issa, Haruna Turé e Idriss Abdelrahman, aseguraron en todo momento que podían dar la protección necesaria, y hasta se preocuparon en conocer todos los detalles de operaciones en curso en la zona."Hacia el 30 de noviembre, Turé y Abdelrahman informaron a CS-1 (nombre clave del agente de la DEA) que habían comprado el camión para transportar la cocaína y que el reciente secuestro de un ciudadano español (sic) en Mauritania (...) no iba a interferir en sus planes", asegura el acta de acusación que fue presentado en una corte de Nueva York.Tres cooperantes españoles siguen en manos de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que los secuestró el pasado 29 de noviembre. Pocas semanas antes, un avión que había transportado cocaína, supuestamente fletado en Venezuela, fue encontrado calcinado por las autoridades malienses.Existe una "peligrosa alianza entre los narcoterroristas de Sudamérica y extremistas islámicos", declaró tras todos estos hechos Jim Bergman, director de la DEA para la región andina.Dos legisladores del Partido Republicano, Ileana Ros-Lehtinen y Connie Mack, pidieron que se reforzara la vigilancia, tras varias audiencias con expertos en el Congreso. Mack llegó a pedir la semana pasada, tras la emoción suscitada por el fallido atentado en un vuelo entre Ámsterdam y Detroit, que Venezuela sea incluida en la lista de países patrocinadores de terrorismo, junto a Cuba."No nos sorprende que (el líder venezolano) Hugo Chávez permitiera que Venezuela fuera usada como una masiva pista de aviones para el uso de los traficantes", señaló Ros-Lehtinen en un comunicado.Caracas niega con vehemencia esos vínculos, y aseguró tras el misterioso hallazgo del avión en Malí que iba a investigar los hechos.La DEA no respondió a requerimientos de AFP sobre cómo fueron arrestados los supuestos islamistas en Ghana, y el acta de acusación no muestra mayores vínculos con las FARC salvo el montaje urdido para detenerlos."Las FARC no necesitan coordinar con AQMI; ambos sólo necesitan intermediarios, y hay muchos de ellos en África Occidental y el Sáhara", considera David Gutelius, directivo de una consultoría de seguridad para África del Norte, Ishtirak.El tráfico sólo puede crecer a ambos lados del Atlántico, porque la vigilancia coordinada de Estados Unidos con sus aliados en el Caribe funciona mejor, y la droga que debe viajar a Europa necesita rutas alternativas."Hay una competición sangrienta sobre este comercio, y AQMI no está bien situado para ganar. Tenemos que asegurarnos de que no lo van a lograr", advirtió Gutelius, que recientemente testimonió ante el Congreso estadounidense.

Más noticias

0 Comentarios