Uruguay celebra elecciones generales, con la izquierda como favorita

Uruguay celebra el domingo elecciones para elegir presidente y Congreso, en las que el aspirante de la oficialista coalición de izquierda Frente Amplio, el ex guerrillero José Mujica, aparece como amplio favorito, aunque los sondeos anticipan que podría haber una segunda vuelta con el ex presidente liberal Luis Lacalle.

Uruguay celebra el domingo elecciones para elegir presidente y Congreso, en las que el aspirante de la oficialista coalición de izquierda Frente Amplio, el ex guerrillero José Mujica, aparece como amplio favorito, aunque los sondeos anticipan que podría haber una segunda vuelta con el ex presidente liberal Luis Lacalle.A pocas horas de que la campaña se silencie por completo por el inicio de la veda electoral en la medianoche del jueves al viernes, las encuestas anticipan que los 2.584.219 electores convocados otorgarán como mínimo entre 45,5% y 46% de los votos a Mujica; y entre 27% y 30% a Lacalle, aspirante del Partido Nacional (PN, centroderecha).Asimismo, el candidato del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, hijo del ex dictador Juan Bordaberry (1973-1976), recibiría entre 13% y 14% de los sufragios, el candidato del Partido Independiente Pablo Mieres entre 2% y 3%, mientras los indecisos se sitúan entre el 6% y el 9%, y el resto se reparte entre la Asamblea Popular (izquierda), votos en blanco y anulados.Si se cumplen esos pronósticos, puede esperarse que que FA obtenga la mayoría parlamentaria.El analista Oscar Botinelli, director de la encuestadora Factum, dijo en una entrevista con la prensa extranjera que la proyección de los indecisos arroja un resultado en el que "razonablemente" el FA obtendría entre 48% y 50%, el PN entre 30% y 32%, el PC entre 14% y 16%, el PI entre 3% y 4%, y AP, votos en blanco y anulados un 3%.Con esos números, el FA obtendría mayoría parlamentaria, y "hay posibilidades de que el FA gane la elección en primera vuelta, pero no es lo más probable", indicó Botinelli.Lo que sí es probable, es que "con mayoría parlamentaria, el FA va al balotaje sin posibilidades de perder", salvo que ocurra "una catástrofe", agregó.Tanto el oficialismo como el PN ya están pensando en las movidas que harían el lunes 26 para conseguir los votos necesarios para imponerse en una eventual segunda vuelta presidencial del 29 de noviembre. Hasta el momento, las posibles alineaciones son una incógnita, aunque Mujica corre con una apreciable ventaja.Bordaberry no ha soltado prenda sobre la postura que asumirá. "Vamos a actuar con responsabilidad, vamos a esperar el escenario después del 25" de octubre, dijo Bordaberry a la AFP, y destacó: "tenemos una buena relación con todos los partidos y tenemos diferencias y similitudes con todos los partidos".En tanto, el PI, que apuesta a convertirse en la llave de la mayoría parlamentaria, no se plegará a ninguno de los dos candidatos para la segunda vuelta porque la aspiración del PI "no es ayudar a ganar, sino ayudar a gobernar", dijo Mieres a la AFP.Los antecedentes de los principales candidatos y los duros intercambios personales a lo largo de la campaña no reflejan las apreciables coincidencias programáticas entre los distritos partidos."Hay una convergencia enorme sobre lo que hay que hacer por el país", dijo a la AFP el politólogo Adolfo Garcé, mientras que el analista Juan Carlos Doyenart estimó que "no hay modelos alternativos en pugna".Mujica y su compañero de fórmula, el ex ministro de Economía Danilo Astori, ofrecieron el miércoles, más allá del resultado del domingo, un pacto nacional para impulsar políticas de Estado en materia de educación, energía, medioambiente y seguridad pública, ante las "coincidencias" en los programas de gobierno.El compañero de fórmula de Lacalle, Jorge Larrañaga, dijo que la iniciativa era "muy poco creíble, muy hecha para la tribuna, muy cercana a la instancia electoral", pero subrayó que el PN "está dispuesto a un pacto nacional".

Más noticias

0 Comentarios