La Unión Europea comienza a buscar su primer presidente

El camino de la ratificación del Tratado de Lisboa quedó, al parecer, despejado en los últimos días, por lo cual los dirigentes europeos podrían comenzar la semana próxima a designar al futuro 'ministro' de Exteriores y al presidente de la Unión Europea (UE), cargo que podría escapar al favorito, Tony Blair.

El camino de la ratificación del Tratado de Lisboa quedó, al parecer, despejado en los últimos días, por lo cual los dirigentes europeos podrían comenzar la semana próxima a designar al futuro 'ministro' de Exteriores y al presidente de la Unión Europea (UE), cargo que podría escapar al favorito, Tony Blair.Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) se reunirán en la cumbre en Bruselas el jueves y viernes próximos.La reunión debía dedicarse a convencer al presidente checo, Vaclav Klaus, de que firme el Tratado de Lisboa y se supere así el último obstáculo para su entrada en vigencia. Pero la cosas parecen haber quedado claras el viernes.El jefe del Estado checo parece dispuesto a firmar un texto que aborrece, a cambio de una derogación a la Carta de los Derechos Fundamentales europeos, de la que se benefician Gran Bretaña y Polonia. Esto también podría favorecer a EslovaquiaEn tales condiciones, las cosas parecen ahora estar claras para los nombramientos en los puestos que prevé el texto.El que durante largo tiempo fue considerado como favorito para la presidencia del Consejo Europeo, el ex primer ministro británico Tony Blair, aparece ahora aislado e incluso abandonado por los que lo apoyaban.Una reciente frase al pasar del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que había sido uno de los primeros en proponer a Blair, comprometió seriamente sus posibilidades."El hecho de que Gran Bretaña no participe del euro sigue siendo un problema" para elegir a un británico, dijo Sarkozy.Los países del Benelux (Bélgica, Holanda, Luxemburgo), a los que se unieron Austria y Polonia, diseñaron el perfil modelo de su preferencia.Este no tiene nada que ver con Blair, de 56 años, ex aliado del presidente estadounidense George W. Bush en la guerra en Irak."Necesitamos un candidato que no esté por Bush sino por Obama", comentó el canciller austríaco, Werner Faymann.Su colega alemana, Angela Merkel, se ha mantenido hasta ahora silenciosa sobre Blair, lo que es generalmente interpretado como un rechazo y no una aprobación.Dos de los participantes en la próxima cumbre europea, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, y su homólogo holandés, Jan Peter Balkenende, se verían bien en la presidencia del Consejo.Balkenende tiene las mejores posibilidades, aunque carece del carisma y la fama de Tony Blair, elementos importantes dado que Europa querría alguien capaz de hablar de igual a igual con los grandes de este mundo, analizó Antonio Missiroli, del Centro Político Europeo de Bruselas.Balkenende, de 53 años, es una figura nueva y es democristiano, puntos a favor en una Europa donde domina la derecha. Además debería contar con el apoyo de los "países pequeños"."Su parecido con el brujo Harry Potter sería de buen augurio para Europa, que necesita de un poco de magia", bromeó Missiroli.Un acuerdo sobre el nombre del Alto Representante para las Relaciones Exteriores de la UE promete ser tanto o más complicado.Si Balkenende es elegido, para respetar el equilibrio político habría que designar a un socialdemócrata, entre los cuales no abundan aquellos con el perfil adecuado.

Más noticias

0 Comentarios