La UE busca a sus nuevos líderes entre una extensa lista de candidatos

Los líderes de la UE se entregarán el jueves en Bruselas a un maratón de negociaciones para designar al primer presidente del bloque y a un 'superministro' de Exteriores, en una cumbre en que, a falta de candidatos fuertes, las apuestas están totalmente abiertas.

Los líderes de la UE se entregarán el jueves en Bruselas a un maratón de negociaciones para designar al primer presidente del bloque y a un 'superministro' de Exteriores, en una cumbre en que, a falta de candidatos fuertes, las apuestas están totalmente abiertas.Con una veintena de nombres circulando entre bastidores, los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE) llegan al cónclave "sin ningún consenso" previo, afirmó un diplomático europeo.La presidencia sueca de la UE convocó la cumbre, en un principio limitada a una cena de trabajo, para designar al primer presidente estable que conocerá el bloque y a un Alto Representante de Relaciones Exteriores, un puesto que ya existe pero al que se dotará de prerrogativas reforzadas.La creación de ambos puestos está prevista en el Tratado de Lisboa, el nuevo 'manual' interno de la UE que entrará en vigor en diciembre."¿Contaremos con los nuevos rostros de Europa el jueves por la noche? Francamente, no lo sé. Quizás se resuelve en unas horas, quizás se necesite toda la noche", reconoció el miércoles el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt."Me siento optimista sobre el hecho de que tendremos un acuerdo en la noche" del jueves, explicó por su parte la canciller alemana, Angela Merkel, reafirmando que su país y Francia decidirán en común su elección.El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, sigue siendo favorito para la presidencia, frente, entre otros, el luxemburgués Jean-Claude Juncker y el británico Tony Blair, defendido a capa y espada por Londres pese a no suscitar ningún entusiasmo entre sus socios.En los últimos días, otros nombres se sumaron a la lista de aspirantes, como la ex presidenta letona Vaira Vike-Freiberga, de 71 años, cuya candidatura se reforzó con los recientes llamamientos a designar a una mujer en uno de los dos puestos. A la incógnita que envuelve la presidencia, se añade la incertidumbre sobre el puesto del Alto Representante, hasta ahora un cargo ocupado por el español Javier Solana.Aunque el favorito, el británico David Miliband, se retiró de la carrera, su nombre continúa sonando.Una alternativa sería el italiano Massimo D'Alema, apoyado por los socialistas europeos, pero la candidatura de este ex comunista es vista con recelo por algunos países del Este.Y, según el diario El País, el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene intención de hacer campaña por su ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, pese a que éste afirmó esta semana en Bruselas que deseaba continuar en su puesto.La falta de transparencia que envuelve la selección de candidatos, debatida a través de una silenciosa diplomacia entre capitales europeas, ha sido criticada por muchos responsables en Bruselas.El eurodiputado ecologista Daniel Cohn-Bendit denunció el miércoles en la prensa francesa "una caricatura de la democracia" y juzgó las negociaciones en curso de "desesperantes".Una de las dificultades de la cumbre será contentar a todo el mundo. La presidencia sueca del bloque quiere que la repartición de ambos puestos se ajuste a un equilibrio entre la izquierda y la derecha políticas, los grandes y pequeños países, hombres y mujeres.Si no se llega a un consenso, los jefes de Estado y de gobierno europeos deberán designar al presidente y al Alto Representante por mayoría cualificada, un complejo sistema por el que cada país dispone de un cierto número de votos según su tamaño y población.

Más noticias

0 Comentarios