UE examina dividida la candidatura de Blair para asumir su presidencia

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) examinaron el lunes la candidatura del ex primer ministro británico Tony Blair para convertirse en el primer presidente estable del bloque, pese a que únicamente Londres dejó claro su apoyo.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) examinaron el lunes la candidatura del ex primer ministro británico Tony Blair para convertirse en el primer presidente estable del bloque, pese a que únicamente Londres dejó claro su apoyo."Si Blair es candidato, representará una buena elección. Es convincente, es un verdadero europeo y sabe construir coaliciones", dijo el canciller británico, David Miliband, a su llegada a la reunión celebrada en Luxemburgo.El nombre de Blair es el que más suena actualmente en Bruselas para convertirse en el primer presidente estable de la UE, si bien en los últimos días se alzaron voces muy críticas en su contra.Los 27 se encuentran a un paso de ratificar el Tratado de Lisboa, si, como parece, consiguen levantar el último escollo puesto por el presidente checo, Vaclav Klaus, para su entrada en vigor de aquí a fines de año.El texto prevé esencialmente la creación de dos figuras de peso en el seno de la Unión: el de un presidente estable y el de un único representante de Relaciones Exteriores por un mandato de dos años y medio cada uno.Actualmente, la presidencia está asegurada por un sistema rotativo de seis meses entre los jefes de Estado y de gobierno de la UE, mientras que dos cargos --el Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común y el de comisario de Relaciones Exteriores--, comparten la labor de representar el bloque en el extranjero."El Tratado de Lisboa nos da la oportunidad y la responsabilidad de desempeñar un papel importante a nivel mundial. Necesitamos un liderazgo fuerte para lograrlo", señaló Miliband en Luxemburgo.El británico animó a los europeos a "unirse" y dejar atrás el pasado que los "dividió", en referencia al criticado apoyo que Blair brindó a la guerra de Irak en 2003, cuando estaba al frente del gobierno.Su homólogo francés, Bernard Kouchner, secundó el apoyo a Blair, pero precisó que se trata únicamente de una opinión personal."Sí, personalmente (...) apoyo a Tony Blair", dijo Kouchner, evitando aclarar si ésta es también la postura de Francia.El presidente francés, Nicolas Sarkozy, estimó recientemente que la candidatura del británico plantea un "problema", al pertenecer a un país que no ha adoptado el euro ni integra el espacio Schengen de libre circulación.Bélgica, Holanda y Luxemburgo han dejado claro su rechazo por razones similares y Alemania guarda un silencio interpretado más bien como una negativa.España se muestra por su parte prudente."Todavía no se sabe si es candidato. No hay nada oficial", declaró el ministro Miguel Angel Moratinos, interrogado sobre si Madrid apoya a Blair."Todavía estamos en la fase de confesionario, de ver quién es quién, cuáles son los candidatos", defendió Moratinos.Además de Blair, circulan como posibles aspirantes a la presidencia los nombres del primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, su homólogo holandés, Jan Peter Balkenende, o el ex canciller austríaco Wolfgang Schuessel.La reunión de cancilleres en Luxemburgo estaba destinada principalmente a preparar la cumbre de líderes de la UE que se celebrará los próximo jueves y viernes en Bruselas y en que la ratificación del Tratado de Lisboa ocupará un lugar central en los debates.La ministra sueca Cecilia Malmstrom, cuyo país preside este semestre la UE, advirtió empero que el acuerdo con los checos podría demorar "unos días más" de lo previsto en concretarse, quedando por tanto fuera del programa de la cumbre.El bloque está pendiente de la decisión que tomará el martes el Tribunal Constitucional checo sobre la admisibilidad de un recurso presentado por un grupo de senadores contra el Tratado de Lisboa.La firma por parte del presidente checo, el euroescéptico Vaclav Klaus, es el último impedimento para que entre en vigor el texto, llamado a fortalecer el peso de la UE en el mundo y mejorar su eficacia interna.

Más noticias

0 Comentarios