Triste Navidad para los cristianos de Gaza, un año después de la guerra

La Navidad de este año no será festiva para la pequeña comunidad cristiana de Gaza donde, un año después, la devastadora ofensiva del ejército israelí todavía está muy presente.

La Navidad de este año no será festiva para la pequeña comunidad cristiana de Gaza donde, un año después, la devastadora ofensiva del ejército israelí todavía está muy presente."El ambiente no es de fiesta para celebrar la Navidad porque coincide con el aniversario de la guerra, que fue dolorosa", lamenta Iyyad Sayegh, un farmacéutico de 39 años."Nos limitaremos a las celebraciones religiosas y a las oraciones, y también a algunas visitas a los parientes y a los amigos", agregó Sayegh.Al igual que el resto de la población, los 2.500 cristianos del territorio, en su mayoría ortodoxos, sufrieron la ofensiva israelí contra Hamas (27 de diciembre-18 de enero), que provocó la muerte de más de 1.400 palestinos.Esta guerra, que causó la muerte de 13 personas del lado israelí, tenía por objetivo reducir el número de cohetes lanzados por los grupos armados palestinos contra el territorio israelí.Los cristianos de Gaza, cuyo número se reduce constantemente a causa del éxodo hacia el extranjero, están también muy castigados por el estricto bloqueo impuesto por Israel tras la violenta toma de poder del partido islamista en junio de 2007, que acentúa las dificultades en este territorio exiguo y pobre donde viven 1,5 millones de personas.Los cristianos dicen que no temen a Hamas, pero desconfían de ciertos elementos radicales, sobre todo tras el asesinato hace dos años del responsable de la única librería cristiana del territorio.Regalos y adornos son raros este fin de año en las tiendas de Gaza. La mayoría han sido enviados desde Egipto por los túneles de contrabando excavados para sortear el bloqueo."Algunos de estos regalos han sido traídos de Egipto a través de los túneles porque los puntos de paso están cerrados", explica Emad Barakat, de 20 años, que regenta una pequeña tienda en el centro.Como pequeña válvula de escape, las autoridades israelíes concedieron este año 300 permisos a los cristianos de Gaza para asistir a la misa de medianoche en Belén, mientras que 750 personas del territorio habían hecho la demanda.Iyyad Sayegh esperaba hacer el viaje, pero tuvo que renunciar porque su mujer no consiguió el permiso, por tener menos de 35 años.Este año el ambiente está también ensombrecido por la ausencia de acuerdo entre Israel y Hamas sobre la liberación del soldado Israelí Gilad Shalit, retenido por el movimiento islamista desde hace más de tres años, a cambio de centenares de palestinos retenidos en Israel.Muchos ciudadanos de Gaza esperaban que este intercambio se produjera por estas fechas, y se alegraron antes de tiempo ante la perspectiva de volver a ver a sus seres queridos, a los que no pueden ver en algunos casos desde el inicio del bloqueo, hace dos años y medio."Desafortunadamente, no hemos tenido nada para Navidad este año", lamenta Tarek Abou Diya, dueña de una tienda de souvenirs en el centro de Gaza. "La situación política y el tema de los presos se ha impuesto a todo lo demás", añade."La verdadera fiesta tendrá lugar cuando rompamos el bloqueo", exclama Samir Abou Elias, 55 años, que se niega a celebrar la Navidad mientras centenares de personas viven todavía en tiendas de campaña tras haber visto destruidas sus casas durante la guerra."Para mi y mi familia, no habrá nada, ni dulces, ni árbol de Navidad ni visitas a la familia. Cómo podemos celebrar algo mientras la gente vive en tiendas de campaña?".

Más noticias

0 Comentarios