Triangulo amoroso termina en 50 años de prisión, por intento de asesinato

Angel Barrera-Arevalo de 32 años de edad fue condenado 50 años en prisión por el intento de asesinato en primer grado de Jose Amaya de 26 de años de edad, por un presunto triangulo amoroso en Prince George´s.

El Fiscal Estatal de Prince George's, Glenn F. Ivey, anunció este viernes que un jurado declaró este viernes a Angel Barrera-Arevalo, culpable del intento de asesinato en primer grado de Jose Amaya, así como del uso de un arma de fuego en un delito de violencia.

Según el informe, el 31 de mayo del 2008 Jose Amaya acudió a una vivienda en Hyattsville para recoger a sus dos hijas de la casa de la niñera en compañía de su esposa, Lizjeivy Arriaga-Herrera.

Mientras los esposos salían del auto para llegar a la casa de la niñera, el acusado, Angel Barrera-Arevalo se acercó a confrontar a Amaya preguntándole ¿qué hacía con su mujer?, para después dispararle con un arma de fuego en el pecho a la víctima, a lo que la esposa de la víctima, Lizjeivy Arriaga-Herrera, empujó al acusado lejos de su esposo, informó la fiscalía.

Acto seguido Barrera-Arevalo huyó de la escena.

Posteriormente la policía de Prince George’s dio a conocer que encontró a la víctima con un disparo en el pecho, por lo que fue trasladado a un hospital.

Según el reporte, los siguientes días el acusado envío mensajes de voz amenazando a la víctima y solicitandole que no dañara a Arriaga-Herrera o a las hijas de esta.

Los dos hombres habían crecido juntos en El Salvador y habían sido compañeros de cuarto hasta pocos meses antes del incidente.

De acuerdo a informes, el 20 de junio del 2008, la policía de Prince George´s localizó al acusado y lo arrestó. Al momento del arresto el acusado llevaba el arma con la que se había disparado a Amaya.

Posteriormente, mientras el acusado esperaba su juicio en prisión, se le descubrió una carta dirigida a la esposa de la víctima donde amenazaba con matar a cualquiera que se cruzara en el camino de ella, informó la fiscalía.

A pesar que Barrera-Arevalo negó haberle disparado a Amaya, no pudo explicar las evidencias incriminatorias encontradas por las autoridades, ni las 23 visitas que recibió por parte de Arriaga-Herrera y las hijas de esta.

Arevalo fue sentenciado a prisión de por vida con una possible suspension al cumplir los 50 años de condena.

Más noticias

0 Comentarios