Tratado de Lisboa: reacciones de ciudadanos europeos

El Tratado de Lisboa que reforma el sistema de funcionamiento de la Unión Europea fue finalmente ratificado.

Este laborioso acuerdo político entre 27 naciones aparece como algo bastante abstracto para las opiniones públicas europeas.

En diciembre del 2007 los dirigentes europeos firmaron el Tratado de Lisboa, casi 2 años más tarde la reforma de las instituciones comunitarias fue ratificada después de vencer las últimas reservas del gobierno de la República Checa.

El tratado cambia el sistema de votación de los países y establece la existencia de un presidente europeo.

Pero el acuerdo firmado por 27 países no siempre es entendido por los cerca de 300 millones de habitantes de la Unión.

En Gran Bretaña, país tradicionalmente “euroescéptico”, se trata prácticamente de un tema desconocido.

“¿El tratado de Lisboa?, no estoy seguro, ¿qué es el tratado de Lisboa?”, “Me da un poco de vergüenza, no sé que es, para nada”, “¿Es algo con la Unión Europea no?”, expresan ciudadanos europeos.

En Polonia, país más filo europeo, las reacciones son más positivas.

“Creo que era necesario y que todos los cambios eran necesarios. Si la mayoría lo aceptan quiere decir que tiene algo positivo”, “El tratado de Lisboa es una muy buena idea, con la condición de que seamos verdaderos europeos, es lo que querría para todos”, “Es sobre Europa desde luego, pero ¿qué va a pasar con Turquía?, eso no se sabe”, “No creo que me afecte en mi vida cotidiana. Creo que implica la elección de un presidente”, “Por el momento no estamos bien informados y quizá ese sea el problema”, “Si, es muy importante, sobre todo para equilibrar el poder de Estados Unidos”, “Por el momento no podemos retroceder. Es mejor aprobarlo y mejorar las cosas para el futuro que retroceder”, comentan ciudadanos.

¿Cuáles son las reacciones en Francia?, teniendo en cuenta que el acuerdo de Lisboa se produjo después del rechazo de los franceses al 1er acuerdo de reforma.

Y en Alemania, el tratado parece ser francamente bien recibido.

Gracias a la firma del tratado, la Unión Europea puede comenzar la búsqueda del Presidente estable del bloque y de su 1er ministro de exteriores.

Más noticias

0 Comentarios