Togo se retiró de Copa de África, que arrancó con empate en Angola-Mali

Togo abandonó este domingo la Copa de África de Naciones (CAN), dos días después de sufrir un ataque con dos víctimas mortales en Cabinda, mientras el torneo quedó inaugurado por el presidente angoleño José Eduardo Dos Santos y el empate entre la selección local, Angola, y Mali (4-4).

Togo abandonó este domingo la Copa de África de Naciones (CAN), dos días después de sufrir un ataque con dos víctimas mortales en Cabinda, mientras el torneo quedó inaugurado por el presidente angoleño José Eduardo Dos Santos y el empate entre la selección local, Angola, y Mali (4-4).Tras dos días de incertidumbre sobre el futuro de la competición, el fútbol y los goles fueron los protagonistas en el estadio 11 de Noviembre, donde Dos Santos dio el pistoletazo oficial a la CAN-2010 con un discurso ante 50.000 espectadores."Condenamos ese acto de terrorismo, pero la competición continuará en Cabinda", declaró Dos Santos en su alocución, que sirvió para abrir la 27ª edición del torneo continental, marcada en sus días previos por las dudas sobre la seguridad, tras el ametrallamiento del autocar togolés en Cabinda.La ceremonia de inauguración sirvió de preámbulo para el primer partido del torneo, entre angoleños y malienses, dentro del grupo A del torneo.En él, los anfitriones desperdiciaron su ventaja de 4-0 a falta de diez minutos y terminaron viendo cómo Mali terminaba igualando a cuatro, con dos zarpazos finales en el descuento final.El reparto de puntos abría la competición continental africana, en la que no estará finalmente Togo, que a las 18h30 GMT abandonaba su hotel en Cabinda rumbo al aeropuerto, desde donde despegó a las 20h40 GMT, rumbo a Lomé.El autocar de la selección togolesa fue ametrallado el viernes por separatistas, con saldo de dos muertos en su delegación.Las autoridades angoleñas prometieron a la CAF que la seguridad de los equipos sería garantizada, tanto en Cabinda como en las otras tres ciudades anfitrionas, Luanda, Benguela y Lubango (sudoeste).Togo debía jugar su primer partido ante Ghana el próximo lunes en Cabinda.El gobierno de Lomé forzó el abandono del equipo y puso a su disposición un avión, para el viaje de los integrantes de la delegación y repatriar los dos cadáveres.El ataque fue reivindicado por las Fuerzas de Liberación del Estado de Cabinda-Posición Militar (FLEC-PM), grupo que surgió en 2003 de una disidencia del principal movimiento separatista, el Frente de Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC).El secretario general del FLEC-PM, Rodrigues Mingas, amenazó el domingo con proseguir las acciones violentas durante la competición, en una entrevista telefónica con la AFP."Esto va a continuar, porque la nación está en guerra, porque (Issa) Hayatou (máximo dirigente de la CAF) persiste" en sus intenciones, dijo Mingas en una conversación telefónica desde su exilio en Francia. "Las armas seguirán hablando", sentenció.Las declaraciones de este rebelde, quien vive exiliado en Francia, "no dejarán de tener consecuencias", reaccionó el ministerio francés de Relaciones Exteriores.La marcha de los togoleses puso fin a dos días de incertidumbre y versiones encontradas, con el drama vivido como fondo. El gobierno de Togo había solicitado formalmente el sábado por la tarde al equipo que regresara a casa.En la noche del sábado, los jugadores habían anunciado su intención de disputar el torneo "en memoria" de los dos fallecidos, el jefe de prensa Stanislas Ocloo y el entrenador adjunto Abalo Amelete.El primer ministro togolés, Gilbert Fossoun Houngbo, reiteró su petición horas después y envió un avión a Cabinda para preparar su traslado a Lomé.Hasta la tarde del domingo, los organizadores angoleños y la CAF intentaron retener a Togo y convencer a sus responsables para un cambio de postura, pero finalmente el torneo continental africano ve cómo uno de sus participantes se cayó del programa de la competición.Desde el autocar que llevó al equipo al aeropuerto de Cabinda, el atacante Emmanuel Adebayor, del Manchester City, reconoció sentirse "muy triste" por el abandono del torneo y por todo lo vivido en los últimos días."Es muy triste. Es duro para África y para todos nosotros. Son las cosas de la vida. Hay que vivir con ello", dijo el delantero estrella togolés.

Más noticias

0 Comentarios