Tifón deja al menos 11 muertos y daños materiales en Filipinas

Al menos 11 personas murieron al paso el sábado por Filipinas del devastador tifón Mirinae, que causó daños materiales e inundaciones en zonas que estaban tratando de recuperarse de las recientes tempestades, indicaron fuentes oficiales el sábado.

Al menos 11 personas murieron al paso el sábado por Filipinas del devastador tifón Mirinae, que causó daños materiales e inundaciones en zonas que estaban tratando de recuperarse de las recientes tempestades, indicaron fuentes oficiales el sábado.Siete personas murieron en la región de Bicol (sur) tras las inundaciones.Un hombre fue encontrado muerto y su bebé de un año había desaparecido después de que ambos fueron arrastrados por las aguas al tratar de cruzar una cañada en una zona rural en las afueras de Manila, indicó una fuente militar.Tres personas murieron y otras cinco desaparecieron en la provincia de Laguna, al sur de Manila, indicó la oficina local encargada de los socorros.Un hombre desapareció de una villa miseria de Manila después de que su choza fue destrozada, mientras que otros dos individuos eran buscados en la provincia de Batangas, al sur de Manila, luego de que su automóvil cayó en un río al derrumbarse un puente, dijo el portavoz de la defensa civil, Ernesto Torres.Este tifón, con vientos de hasta 185 km/hora, es la tercera tormenta importante que afecta a Luzón, la principal isla filipina, en sólo cinco semanas. Las dos tempestades precedentes dejaron un total de más de 1.100 muertos.La tormenta tropical Ketsana, que pasó por Filipinas el 26 de septiembre, ocasionó inundaciones masivas en Manila. Antes de la llegada del tifón Mirinane, ya se había previsto que los distritos vecinos de la capital, que tienen más de un millón de habitantes, probablemente permanecerían inundados hasta Año Nuevo."Necesitamos ayuda porque las aguas han crecido. Necesitamos botes de goma y helicópteros", dijo a una radio el alcalde de Santa Cruz, de la provincia de Laguna, Ariel Magcalas."Algunas personas están en los techos de sus casas", agregó.Barcos de la marina y de los guardacostas fueron enviados a socorrer a la gente, de acuerdo con Torres, quien dijo que el ministro de Defensa, Gilberto Teodoro, se había dirigido a la zona para evaluar la magnitud de las inundaciones y de los daños.Sin embargo, más de 115.000 personas fueron evacuadas de las regiones vulnerables antes de que pasara el tifón, lo que posiblemente evitó más muertes, según Torres.La autopista que lleva a Santa Cruz estaba cubierta por aguas que llegaban hasta la rodilla, impidiendo que los automóviles pequeños pudieran utilizarla. Esto obligó al ejército a enviar grandes camiones para ayudar a los vecinos, comprobó la AFP.El tifón ocasionó cortes de energía eléctrica y derribó árboles en muchas zonas de Manila, una ciudad de 12 millones de habitantes.También obligó a anular el sábado de mañana vuelos que debían partir del aeropuerto internacional de Manila.El tifón partió de Luzón y se encontraba al oeste de Manila, atravesando las islas Lubang, alejándose del país a unos 22 km/hora, indicó el servicio meteorológico gubernamental.

Más noticias

0 Comentarios