Terremoto sacude fe de habitantes de L'Aquila

En los Abruzzos, la población es muy católica. Pero, después del terremoto, algunos comienzan a dudar.

Una delegación de monjas y sacerdotes vinieron de Roma para reconfortar a los siniestrados del sismo de L’Aquila, conducidos por un argentino que predica la palabra de Dios.

El Padre Andrés dice que la gente está sufriendo y ellos comprenden su nerviosismo. Muchos de vivieron tragedias personales. Y además están nerviosos por las réplicas del sismo, cosa que es lógica, muy lógica. Pero aún así agradecen su presencia.

Los seminaristas Orazio, siciliano, y Sean, irlandés, se encargan de hablar con los jóvenes. Los Abruzzos es una región muy católica. Pero desde el terremoto, muchos aquí comenzaron a dudar.

Esta señora por ejemplo se pregunta si hay un Dios. Este año había decidido regresar a la iglesia, ser una practicante más asidua. Pero ahora se pregunta si realmente vale la pena o si debe seguir viviendo como antes.

Sin embargo este señor dice que hay quienes creen y quienes no. Él cree y tiene la esperanza de que el Señor los ayude. “Los sacerdotes cumplen su servicio...”, dice

Sus iglesias quedaron destruidas, la fe de algunos fieles tambalea, el servicio promete ser difícil.

El Padre Andrés dice que aunque les digan que no creen más en Dios, lo que esperan de ellos es una respuesta a por qué Dios permitió algo semejante.”

Una pregunta sin respuesta... Pero el Padre Andrés sigue con su tarea de intentar dar contención y devolver la fe a una población profundamente herida.

Más noticias

0 Comentarios