Terremoto De Haiti Toca Nuestra Comunidad

Lo material se recupera pero la cantidad de fatalidades serán difíciles de olvidar, solo quedan nuestras oraciones y unirnos a tantas campañas para llevar de nuevo la esperanza a los que quedaron en la incertidumbre y la tristeza, solo queda orar, orar, orar y esperar.

Anoche mientras asistía al funeral de un amigo Venezolano tuve la oportunidad de unirme también a las plegarias por las víctimas del terremoto en nuestra hermana República de Haití.Comentábamos los que hemos tenido la oportunidad de visitar a Haití de que el desastre es de una magnitud inimaginable y las imagines recibidas dan dolor y tristeza. Nos preguntábamos porque siempre los países más pobres del planeta son los que sufren las peores consecuencias en los desastres naturales.

Si, definitivamente Haití es uno de los países más pobres del Hemisferio, con crisis políticas y económicas que datan de fechas milenarias. Solo basta observar la erosión producida por la deforestación desde la colonia Francesa. La primera vez que visité a Haití Puerto Principie y Gonaive me impresiono no por la miseria en que viven los habitantes sino por la fe, el empuje y la alegría de la población. Es una lastima que tengan que pasar estos hechos tan dolorosos y sangrientas para que volvamos nuestra mirada a los pueblos que sufren.

Haití no es ajeno a nuestro apoyo y ayuda hace muchos años que construimos un hospitalito y escuela en Gonaive. Igualmente nuestra Diócesis de Arlington varias parroquias han colocado su mano generosa y solidaria para construir barcos enteros a la población más necesitada, hospitales y escuelas.

San Antonio, San Carlos Borromeo y Nativity han sido pioneras en la ayuda internacional. Se nos informó que el proyecto de viviendas Nativity construido por feligreses de Nativity en Burke quedó completamente destruido por el terremoto. Lo material se recupera pero la cantidad de fatalidades serán difíciles de olvidar, solo quedan nuestras oraciones y unirnos a tantas campañas para llevar de nuevo la esperanza a los que quedaron en la incertidumbre y la tristeza, solo queda orar, orar, orar y esperar.

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo .

Más noticias

0 Comentarios