Tempestades y vientos fuertes en la Iglesia Católica

Hemos estado siguiendo con mucha curiosidad las noticias sobre todo lo relacionado con nuestro amigo el Padre Alberto Cutié.

Hemos estado siguiendo con mucha curiosidad las noticias sobre todo lo relacionado con nuestro amigo el Padre Alberto Cutié. Tristemente esto ha sucedido en uno de nuestros hermanos sacerdotes bien conocido a nivel latinoamericano. Cuando por primera vez pedí oración por el Padre Alberto, fue con toda honestidad para que el Padre fuera perdonado por Dios y no condenado por los hombres y para que de la misma manera no siga sucediendo entre nosotros los representantes de Cristo en la Iglesia.

El Celibato vuelvo y lo repito es un don de Dios. Es difícil de ser fiel a este gran regalo sacerdotal pero no imposible de cumplirlo. La Iglesia lleva más de 2009 años con sacerdotes castos, algunos no lo han cumplido y se han casado y la Iglesia ha sobrevivido; esto nos demuestra una vez más que la Iglesia como Iglesia es Santa y que a ella vamos,no por el hombre, sino por Cristo.

No olvidemos que las tempestades y los vientos fuertes en la Iglesia Católica forman mejores y maduros feligreses católicos. Estamos viviendo el tiempo de la purificación espiritual. Múltiples son los martillazos y heridas que el escultor con su cincel le produce a una piedra rústica, pero hace de ella una obra de arte. Se marchitan y caen las hojas de los árboles en otoño, mas brotan henchidas de verdor en primavera. Hiere el jardinero a las plantas con su poda, para belleza y fortaleza del gran jardín. Los juicios humanos y morbosos que buscan aplastarte, pueden hacerte surgir victorioso de entre las cenizas de las suposiciones.

Así que queridos(as) hermanos(a) católicos es tiempo de reafirmar nuestra fe con la oración y la penitencia. No olviden: “A río revuelto, ganancia de pescadores”. Cuando Dios cierra una puerta, abre cien ventanas. Cuando un sacerdote rompe sus votos, cien seminaristas hacen la promesa de castidad con amor y mucha felicidad. Por que por Cristo todo es posible y al mirar la Cruz ella nos hará fuertes ante las tentaciones de la carne y dobles al amor de Cristo y de nuestra esposa la Iglesia. Ánimo hermanos sacerdotes y adelante Iglesia Católica. No olvides lo que es un acontecimiento negativo para unos, es un peldaño de crecimiento espiritual para muchos y de reafirmar más nuestra fe.

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo.

Más noticias

0 Comentarios