Temen contagios de VIH durante Copa del Mundo

La despenalización de la prostitución para la Copa del Mundo 2010 en Sudáfrica podría ayudar a detener la expansión del VIH y del Sida.

La despenalización de la prostitución para la Copa del Mundo 2010 en Sudáfrica podría ayudar a detener la expansión del VIH y del Sida. Así lo reclama una unidad de investigación de VIH de vanguardia, sin embargo los grupos religiosos se oponen firmemente.

La prostitución reina en África.

En Hillbrow, un suburbio de Johanesburgo, hay más de 30 burdeles, muchos escondidos detrás de puertas cerradas.

Con la Copa del Mundo del año que viene, existen temores fundados que los encuentros entre fanáticos del fútbol y trabajadoras del sexo disparen una alarmante expansión del VIH.
Como en muchos países a lo largo y ancho del mundo, la venta de sexo es ilegal, por lo que muchos expertos en salud sostienen que la prostitución es parte del problema.

"Como sistema, la penalización no está funcionando. En términos de salud pública y de expansión de la epidemia, en términos de VIH y de su contagio no está funcionando y hay que encontrar un nuevo modelo", dice Lauren Jankelowitz, Programa de Salud Reproductiva y Unidad de Investigación.

A pesar de las advertencias, muchos hombres siguen negándose a utilizar condones. El 60% de las 5,000 trabajadoras sexuales en Hillbrow son VIH positivas.

Los activistas sostienen que si se despenalizara la prostitución, las trabajadoras sexuales tendrían derechos y exigirían a sus clientes el uso de protección.

"No tienen acceso a clínicas, ni a las estaciones de policía porque las roban, la gente las viola, incluso la policía lo hace… y los derechos humanos son para todos por lo que esperamos que si el gobierno despenaliza la prostitución, las trabajadoras sexuales puedan trabajar más seguras", comenta Kohli Boutelezi, ex prostituta, asesora.

Pero los críticos sostienen que la legalización de la venta de sexo no impedirá la expansión del VIH.

Será más fácil comprar sexo, crecerá la venta de drogas, el tráfico humano y la explotación de niños.

"Debemos fortalecer a nuestras familias, si queremos construir un edificio fuerte no vamos a utilizar ladrillos rotos. Si queremos una nación poderosa, necesitamos familias fuertes.

Como sudafricanos no vencimos el Apartheid para ser un país de prostitutas. No vencimos el Apartheid para vender nuestros cuerpos para sobrevivir", argumenta Linda Yates, Women of Destiny, Partido Demócrata Cristiano de África.

La profesión más vieja del mundo aún prospera.

Sin embargo, los activistas advierten que el gran evento mundial del año próximo es una buena ocasión para mejorar la situación de las trabajadoras sexuales, disminuir los riesgos sanitarios y abrirle los ojos al público.

Más noticias

0 Comentarios