Talleres de Oración del Padre Larrañaga

La primera vez que escuche y participe personalmente en los Talleres de Oración del Padre Larrañaga fueron de gran riqueza espritual y una ayuda más para ampliar mis recursos en la forma de comunicarme con Dios.

La primera vez que escuche y participe personalmente en los Talleres de Oración del Padre Larrañaga fueron de gran riqueza espritual y una ayuda más para ampliar mis recursos en la forma de comunicarme con Dios. Esto ocurrió en 1990 en la Universidad de Marymount en Arlington donde cientos y cientos de personas sedientos de oración y amor a Dios nos hicimos presentes en este importante evento.

Me impresiona mucho la figura humilde y santa del Padre Ignacio Larrañaga. Desde ese momento los Talleres de Oración y Vida se han convertido en la buena noticia del amor eterno y gratuito del Padre, y gran instrumento de evangelización para el bien de la Iglesia.

Margarita Cano, una de las coordinadoras de los Talleres de Oración, dice: “Como un cenáculo, fuimos dando forma e imagen a cada palabra, a cada gesto, a cada expresión, o pensamiento que constantemente invita a una conversión ardiente y personal por buscar el rostro del Señor. El júbilo que nos embarga en este momento al compartir con todos ustedes las maravillas que sólo el Señor puede consumar, sea una oportunidad más para abrirnos a la novedad, para dejarnos sorprender hoy… en este día…en este instante…por el don de vivir”.

Es posible que muchos católicos no conozcan al Padre Ignacio Larrañaga, el padre nacido un 4 de mayo de 1928 en la ciudad de Azpeitia, España. Su libro El Hermano de Asís publicado por las hermanas Paulinas es un remanso de espiritualidad. El Padre Ignacio réconoce que tenía que escribir algo sobre San Francisco de Asís. “Era un imperativo que me brotaba desde las raíces, y no porque yo perteneciera a un centro Franciscano, ni porque fuese miembro de la orden Franciscana-Capuchina, ni siquiera por amor y admiración al Pobre de Asís, era una necesidad espiritual y enriquecedora”. Esta obra, escrita con tintas de vivencias y colores del corazón, estuvo acompañada de las alegres armonías de la música de Vivaldi, pues sabemos que mientras trabajaba con El Hermano de Asís escuchó reiteradamente a este gran músico y autor. Para más información comunicarse con Mercedes Merino, coordinadora de los Talleres de Oración y Vida al teléfono  (703) 451-4635 

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo

Más noticias

0 Comentarios