Suiza conquista su primer título mundial y arruina la fiesta nigeriana

La 'revelación' Suiza se proclamó campeona del Mundial Sub-17 de Nigeria, este domingo en Abuya, al imponerse a los anfitriones por 1-0, con lo que su fútbol logró su primera corona planetaria y arruinó la fiesta a los locales, que esperaban sumar en casa su cuarto título.

La 'revelación' Suiza se proclamó campeona del Mundial Sub-17 de Nigeria, este domingo en Abuya, al imponerse a los anfitriones por 1-0, con lo que su fútbol logró su primera corona planetaria y arruinó la fiesta a los locales, que esperaban sumar en casa su cuarto título.Los helvéticos levantan el trofeo en su primera participación y consiguen el mayor éxito de su historia, 85 años después de caer ante Uruguay en la final de los Juegos Olímpicos de París-1924.El atacante de origen bosnio Haris Seferovic inscribió su nombre en la historia del fútbol suizo con su tanto en el minuto 63, superando la marca de Ramon Azeez al rematar de cabeza tras un saque de esquina para colar el balón en la meta de Dami Paul.El nuevo campeón, que no partía en los pronósticos iniciales en el grupo de favoritos, ha sido la gran sorpresa y ha conseguido su éxito con un pleno de siete victorias."Hoy es un día histórico para Suiza. íSomos campeones del mundo por primera vez! Estoy muy feliz con este título, se trata de la coronación de muchos años de trabajo duro", comentó su seleccionador, Dany Ryser.Nigeria queda así en puertas de un tetracampeonato que hubiera sido histórico, ya que nadie hasta el momento ha conseguido cuatro triunfos en esta competición. En el palmarés, los africanos quedan igualados a tres con Brasil, gran decepción del torneo al despedirse inesperadamente en la fase de grupos.Como consuelo le queda la elección de Sani Emmanuel como mejor jugador del torneo, tras serle concedido el Balón de Oro en una votación de periodistas.En el juego, ambos conjuntos se mostraron un gran respeto y la batalla estuvo equilibrada en el centro del campo, con un duelo de equipos muy bien plantados y unas defensas muy atentas, conscientes del peligro de los atacantes rivales.En los ocho primeros minutos, hasta que el choque se interrumpió por un golpe en la cabeza recibido por el portero helvético Benjamin Siegrist, los nigerianos rozaron el gol con un balón de Abdul Ajagun (5) que sacó bajo palos el defensa Janick Kamber y con un certero disparo de Stanley Okoro (8).Los europeos respondieron dos minutos más tarde, en una incursión de Kamber, cuyo intento obligó al arquero suizo a intervenir, en dos tiempos.El ritmo se tranquilizó, aunque los dos equipos se mantuvieron alerta, en un partido con una gran equilibrio en el centro del campo. Antes del descanso, Sani Emmanuel cruzó el esférico desde dentro del área, pero Siegrist, ajetreado y muy acertado, desbarató sus planes.En la segunda mitad, la situación siguió equilibrada y Okoro y Emmanuel lanzaron nuevos avisos, pero el gol de Seferovic revolucionó el choque y permitió a los suyos desplegar su juego habitual.En los últimos minutos, las 'Águilas Verdes' trataron de forzar el alargue a la desesperada, con más ganas que orden y con constantes llegadas que chocaban con el muro suizo.La mejor ocasión llegó en el minuto 77, cuando Yusuf Otubanjo estrelló el esférico en el larguero y hubo un barullo en el área entre varios jugadores, antes de que Siegrist se hiciera con la pelota y terminara con cualquier peligro."La derrota nos duele, pero agradezco a Dios haber llegado hasta aquí, hasta la final. No estoy feliz con el resultado, pero es una lección para aprender. Hicimos una buena tarea, pero Suiza demostró ser muy fuerte", declaró el entrenador africano, John Obuh.En su camino directo hacia la gloria, el equipo se ha ganado a pulso la etiqueta de 'matagigantes', tras superar además a Colombia (4-0) en semifinales, Italia (2-1) en cuartos, Alemania (4-3) en octavos y Brasil (1-0), Japón (4-3) y México (2-0) en la primera fase.Suiza fue además el conjunto más anotador del torneo, igualado a dieciocho tantos con España, que acabó en tercera posición tras superar a los colombianos (1-0), este domingo en la 'final de consolación'.Los suizos, con trece jugadores descendientes de inmigrantes o con orígenes en otros puntos del planeta, consiguen un respaldo a su fórmula multicultural, en donde se encuentra un jugador 'latinoamericano', el defensa de origen chileno Ricardo Rodríguez.

Más noticias

0 Comentarios