Sudáfrica incrementa medidas de seguridad antes del sorteo del Mundial-2010

Sudáfrica, anfitrión de la Copa del Mundo de fútbol 2010, trabaja con todas sus fuerzas para intentar dejar de lado su triste reputación en materia de seguridad y no quiere que este viernes, coincidiendo con el sorteo, ningún suceso empañe sus grandes esfuerzos.

Sudáfrica, anfitrión de la Copa del Mundo de fútbol 2010, trabaja con todas sus fuerzas para intentar dejar de lado su triste reputación en materia de seguridad y no quiere que este viernes, coincidiendo con el sorteo, ningún suceso empañe sus grandes esfuerzos."La policía, el ejército y los servicios de inteligencia están listos para afrontar cualquier eventualidad, ya sea por tierra, aire o mar" para garantizar la seguridad en la ceremonia, asegura la portavoz policial Sally de Beer.Se ha incrementado el número de patrullas, se han desplegado equipos punteros y el viernes se limitará el espacio aéreo de la turística Ciudad del Cabo, en el suroeste del país, donde tendrá lugar el acto.Se trata de proteger a los invitados del mundo del deporte, como David Beckham o Haile Gebreselassie, del espectáculo como Charlize Theron o Johnny Clegg, al público y a los aficionados que seguirán el evento en directo por las pantallas gigantes instaladas para la ocasión.Se espera que unas 100.000 personas se den cita en la zona comercial a orillas del mar en Ciudad del Cabo, donde el personal de seguridad ha sido especialmente adiestrado y donde se han instalado decenas de cámaras de videovigilancia.Pero ese dispositivo no es más que la punta del iceberg. Sudáfrica, donde cada día se cometen unos cincuenta asesinatos y cada año unos 250.000 robos con infracción, se prepara desde hace años para organizar una Copa del Mundo segura.El país dedicará un presupuesto total de 177 millones de dólares (117 millones de euros) a las medidas de seguridad durante el Mundial, como recordaba el jueves en Ciudad del Cabo el ministro de la Policía, Nathi Mthethwa.La policía, que durante el torneo desplegará 41.000 hombres, ha recibido formación específica para controlar multitudes impartida por gendarmes franceses. También compró helicópteros nuevos, cañones de agua y 100 vehículos de patrulla especialmente para el Mundial.Además el ejército y los servicios de inteligencia organizaron ejercicios de entrenamiento para preparar a las fuerzas del orden para cualquier riesgo de ataque terrorista."Tenemos un gran país poblado por gran gente", destacó el ministro. No dejaremos que una minoría arruine esa imagen"."Sólo quedará a los criminales un espacio muy, muy pequeño y vamos a cortarles el oxígeno en ese espacio", declaró por su lado el director de la policía nacional, Bheki Cele.Para tranquilizar a los 450.000 visitantes esperados del 11 de junio al 11 de julio, el jefe del comité organizador, Danny Jordaan, recuerda con frecuencia que Sudáfrica ha organizado sin problemas varios grandes eventos deportivos, como la Copa del Mundo de rugby de 1995.En 2009, el país fue sede del campeonato de cricket de la India y de la Copa de las Confederaciones de fútbol, ensayo general del Mundial. "Si creen ustedes que los sudafricanos son agresivos, eso es injusto. No hubo ningún problema de seguridad durante esos eventos", repetía esta semana Jordaan.El presidente Jacob Zuma pedía el martes a sus compatriotas que demuestren que Sudáfrica es "una nación orgullosa y atenta". "Sean acogedores con los visitantes que vengan a verles. Ocúpense bien de ellos. Demuéstrenles su amor, su hospitalidad. Son nuestros amigos", decía.Pero no es fácil convencer.En noviembre, los jugadores de la selección de Japón, que jugaba en Sudáfrica un amistoso contra la selección local, recibieron instrucciones para que no salieran de su hotel. Y en junio, los jugadores de Alemania se movían equipados con chalecos antibalas.

Más noticias

0 Comentarios