Urgente Hombre armado toma siete rehenes en París

Spinetta homenajeó todos estos años de rock argentino en un show inolvidable

El músico Luis Alberto Spinetta brindó la noche del viernes un irrepetible concierto, con unas 50 canciones a lo largo de más de cinco horas, en el que juntó a sus bandas emblemáticas y tocó con una verdadera selección de roqueros argentinos para emocionar a 35.000 personas.

El músico Luis Alberto Spinetta brindó la noche del viernes un irrepetible concierto, con unas 50 canciones a lo largo de más de cinco horas, en el que juntó a sus bandas emblemáticas y tocó con una verdadera selección de roqueros argentinos para emocionar a 35.000 personas."Spinetta y las bandas eternas", fue el nombre que eligió para su show este prolífico artista, pero podría haberlo llamado "Todos estos años de música", emulando un tema que grabó en el disco Lalalá junto a Fito Páez, promediando la década del 80.El 'Flaco', que sigue tan flaco como hace 40 años cuando inició su prolífica carrera creativa que autohomenajeó en este recital en un estadio de Buenos Aires, rindió culto a sus colegas de todos los tiempos, en un concierto que comenzó a las diez de la noche y terminó pasadas las tres de la mañana.Exultante y feliz, el guitarrista y cantante que cumplirá 60 años en enero, finalizó la noche con la voz impecable, casi sin bajarse del escenario, salvo en los escasos diez minutos de intervalo --cuando ya corrían más de dos horas de concierto-- y en los parates por cambios entre bandas."Tengo el gusto de presentarles a un genio, un grande de la música", repetía una y otra vez para introducir a cada uno de los músicos que participaron de la inédita fiesta, que debiera quedar en los anales de la historia del rock mundial.Un momento emotivo que hizo levantar al público de la silla, fue la entrada a escena del mítico Charly García, con quien cantaron "Rezo por vos", como lo habían hecho el 23 de octubre en el mismo estadio, cuando bajo una lluvia torrencial el roquero más rebelde hacía su ceremonia de resurrección tras un durísimo tratamiento para recuperarse de adicciones.En una noche fresca pero despejada, Spinetta fue escuchado con inusual respeto por sus fans, la mayoría peinando canas y exhibiendo peladas.La enormidad de esta irrepetible propuesta del 'Flaco', impidió realizar el concierto en un ámbito más adecuado como hubiera sido un cómodo teatro con una acústica que permita sumergirse en la complejidad de su música y su poesía."Mi elemento", una canción actual de Spinetta, abrió el primer set de 25 temas con el que comenzó el raconto de su historia, pasando por glorias de Spinetta Jade, de los ochenta, y su etapa solista, con algunas bellezas de su inolvidable disco Artaud.Para la segunda parte quedaron otras 25 canciones con los esperados regresos de esas bandas eternas que fueron la iniciática Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, que sonó como si nunca hubieran dejado de tocar aunque más de 30 años pasaron, y la más reciente Socios del Desierto.A lo largo de la noche desfilaron por el escenario Guillermo Vadalá, el Mono Fontana, Juan del Barrio, Diego Rapoport, Leo Sujatovich, el uruguayo Beto Satragni para una hermosa versión de "El rey lloró", del mítico Litto Nebbia, y el guitarrista Ricardo Mollo, de Divididos, entre otros.Spinetta se dio el gusto de versionar temas de otros grandes como Miguel Abuelo y Pappo (Roberto Napolitano), entre otros músicos "que nos miran desde el cielo", dijo.Tampoco faltaron los populares Gustavo Cerati y Fito Páez, que tocaron temas propios junto al anfitrión, quien además convocó a sus hijos, los músicos Dante y Valentino, para una versión rapeada de "Necesito un amor", de Javier Martínez, del grupo Manal, otro que hizo historia en el rock vernáculo.

Más noticias

0 Comentarios