Sospechoso de atentado fallido comparece ante la justicia de EEUU

El nigeriano de 23 años acusado de tratar de hacer estallar un avión que unía Amsterdam y Detroit el pasado 25 de diciembre deberá comparecer por primera vez este viernes ante un tribunal federal de la ciudad de Michigan (norte).

El nigeriano de 23 años acusado de tratar de hacer estallar un avión que unía Amsterdam y Detroit el pasado 25 de diciembre deberá comparecer por primera vez este viernes ante un tribunal federal de la ciudad de Michigan (norte).La audiencia tendrá lugar a las 14H00 (19H00 GMT) y se produce un día después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciara una serie de medidas para mejorar el intercambio de información de los servicios secretos y reforzar la seguridad. El ataque fallido de Al Qaida provocó duras críticas al sistema de prevención de atentados.Umar Faruk Abdulmutallab, que anunciará si se declara culpable o no, fue procesado el miércoles por un jurado que lo acusó de seis delitos, entre los cuales "tentativa de asesinato" y "tentativa de utilización de un arma de destrucción masiva" por haber tratado de hacer estallar una bomba en el vuelo 253 de Northwest Airlines con 290 personas a bordo.Barack Obama, que asumió la responsabilidad de los errores de los servicios de inteligencia, le recriminó a los diferentes organismos encargados del espionaje su falta de coordinación, que impidió juntar las piezas de un puzzle que podía haber conducido al presunto terrorista de Al Qaida.El mandatario dijo que los servicios de inteligencia estadounidenses fracasaron en tres aspectos principales. Por un lado, por permitir que el joven nigeriano abordara el avión que se dirigía desde Amsterdam a Detroit con explosivos ocultos. En segundo lugar, porque los espías norteamericanos no combatieron con suficiente "agresividad" al grupo de Al Qaida en la Península Arábiga que planificó el ataque. Y finalmente fracasó por no analizar apropiadamente los datos de inteligencia de que disponían.Abdulmutallab figuraba en una de las listas estadounidenses de personas que debían ser vigiladas, listado que incluye a 50.000 personas.Obama prometió asimismo "inversiones significativas" en la seguridad aérea."Estamos en guerra. Estamos en guerra contra Al Qaida, una red de violencia y odio de gran alcance que nos atacó el 11 de setiembre, que mató a cerca de 3.000 inocentes y que está preparándose para atacarnos de nuevo", afirmó."Haremos lo que sea necesario para derrotarlos", agregó.El viceprimer ministro yememnita para Asuntos de Defensa y Seguridad, Rashad al-Aleemi, dijo que el Abdulmutallab se reunió con Anwar al-Awlaqi, un clérigo norteamericano-yemenita también vinculado a la masacre de Fort Hood (Texas) en noviembre pasado provocada por el psiquiatra militar Nidal Hasan, que dejó 13 muertos y 42 heridos.Según dijo, el nigeriano también se reunió con uno de los jefes de Al Qaida, muerto en la incursión aérea del 24 diciembre.El nigeriano permaneció en Yemen desde agosto hasta diciembre y partió de allí poco antes del fallido atentado contra el vuelo Amsterdam-Detroit.Abdulmutallab podría ser condenado a cadena perpetua si es declarado culpable de tratar de utilizar un arma de destrucción masiva. Los otros cargos podrían costarle entre 20 y 30 años de cárcel.El joven, hijo de un banquero nigeriano, sufrió heridas de gravedad durante su tentativa, ya que llevaba los explosivos adheridos a su cuerpo y fue transferido al centro de detención federal de Milan (Michigan), después de pasar varios días en el hospital.Un grupo de musulmanes estadounidenses anunció su intención de acudir a las afueras del tribunal para clamar que los ataques "no son en su nombre"."Nuestro objetivo común, como lo dijo nuestro presidente, es vencer a los extremistas de Al Qaida", declaró el organizador de la concentración, Victor Ghalib Begg, presidente del Consejo de las organizaciones islámicas de Michigan.b

Más noticias

0 Comentarios