Sospechan que Gobierno financia viaje de 'barrabravas' argentinos al Mundial

La sospecha de que el Gobierno argentino financiará el viaje de 'barrabravas' (hinchas violentos) al Mundial de Sudáfrica-2010 ha sido instalada por organizaciones no gubernamentales que lo denunciaron ante la Justicia.

La sospecha de que el Gobierno argentino financiará el viaje de 'barrabravas' (hinchas violentos) al Mundial de Sudáfrica-2010 ha sido instalada por organizaciones no gubernamentales que lo denunciaron ante la Justicia."No puede menos que sospecharse sobre complicidades, financiamiento y connivencias (de 'barrabravas') con integrantes del poder", declaró el ex juez Mariano Bergés, uno de los fundadores de la entidad sin fines de lucro Salvemos al Fútbol (SAF).Según la SAF y la organización no gubernamental Familiares de Víctimas de la Violencia en el Fútbol Argentino (FAVIFA), al menos 300 de los 'hooligans' argentinos están preparando pasaportes y maletas para dar aliento a la escuadra albiceleste, como lo hicieron en los últimos seis mundiales, desde México-1986.A partir de encontes sólo hubo incidentes aislados con los fanáticos argentinos en los mundiales, pero la SAF lleva contabilizados 237 muertos por la violencia en el fútbol local desde 1924, en su gran mayoría por culpa de los 'barrabravas'.Hinchas de al menos 40 equipos de Primera División y otras categorías están intentando pasar la gorra (pedir) por los clubes, por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) o cualquier ente oficialista que acepte pagarle a cada uno los 7.000 dólares que calcularon para pasaje aéreo y estadía."No nos importa quién nos dé la plata. Si viene del Gobierno, bien. Y si viene de otro lado, igual. Hemos estado en la tribuna con Argentina desde el Mundial de México y vamos a estar como sea en Sudáfrica", dijo a la AFP un 'barrabrava' de un equipo de la Tercera División, que pidió anonimato.La FAVIFA, en reacción, instó en un comunicado a dirigentes y funcionarios a que se comprometan a no entregar dádivas a los 'barrabravas' y "no financiarles el viaje al Mundial de Sudáfrica"."Desde hace tiempo venimos denunciando que el Gobierno cerró filas con las 'barras' del fútbol. (...) Ahora les abrió las puertas para viajar al Mundial", dijo Juan Manuel Lugones, abogado de FAVIFA.Las sospechas cobraron fuerza cuando se supo que un dirigente vinculado al oficialismo en la periferia sur de Buenos Aires, Marcelo Mallo, promovió la creación de una organización llamada Hinchadas Unidas Argentinas (HUA).Activistas de HUA colgaron carteles en algunos estadios, pero al estallar el escándalo y las denuncias las guardaron y dejaron de aparecer públicamente.Mallo declaró a la prensa que su intención es "querer trabajar para que no haya violencia en el fútbol y, ¿por qué no?, convertir a las hinchadas en una agrupación política"."No hago nada por dinero, sino porque lo siento (...). Con los muchachos de las hinchadas me pareció muy 'piola' (acertado) aportar para la no violencia y darle un tinte político que a mi me gusta. Entonces les propuse ¿por qué no se pueden convertir en dirigentes sociales?", explicó.En cambio, Lugones, enemigo de este proyecto, dijo que "volverá a correr sangre porque los (hinchas) que se queden afuera del negocio no se cruzarán de brazos".Lugones le pidió explícitamente a la Justicia que "se investigue si existe una utilización de los 'planes sociales' (para desocupados e indigentes) a cargo del Gobierno de la presidenta Cristina Kirchner, a fin de financiar el viaje de los llamados 'barrabravas'".La voz cantante oficial en esta polémica la llevó Pablo Paladino, a cargo de la estatal Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos (SUBSEF), quien desmintió enfáticamente las versiones y desautorizó a Mallo."Quiero transmitir la palabra oficial que es la nuestra y no de cualquier trasnochado que no tiene función de gobierno. Pensar que transformar a estos hinchas en una ONG o en trabajadores sociales, es una locura", sostuvo Paladino, quién negó que se vaya a financiar a los 'barrabravas'.El Estado se hizo cargo en agosto pasado de la televisación de los partidos de fútbol, que pasó a ser gratuita, luego de que la AFA rescindiera un contrato con grupos privados, que tenían los derechos de transmisión, y cerrara un acuerdo con el Gobierno.

Más noticias

0 Comentarios