Sonrisas Y Regalos Para Los Niños Inmigrantes

Hemos comenzado el 2010 inyectando positivismo, llevando esperanza y moviendo la solidaridad para nuestra gente que vivió un 2009 lleno de desilusiones.

Para nuestras familias inmigrantes no solo tiene que ser miedo, persecución, discriminación, redadas, deportación, falta de trabajo, problemas de salud o falte de oportunidades. Todo lo contrario para este tiempo de crisis de recesión económica y de una urgente reforma migratoria hay que darle un sentido positivo y nuevo a nuestras vidas.

Hemos comenzado el 2010 inyectando positivismo, llevando esperanza y moviendo la solidaridad para nuestra gente que vivió un 2009 lleno de desilusiones. En estas pasadas fiestas navideñas hubo mucha tristeza y la pobreza toco las puertas de los hogares hispanos con un alto índice de desempleo de perdida de casas, división en las familias por la masiva campaña de deportaciones por parte de inmigración.

Pero la Iglesia no quiso quedarse callada y de nuevo hemos empezado la batalla de acción y obras, con una campaña de empujar la reforma migratoria y de devolver la esperanza y la paz a las familias y sobre todo que nuestros niños volvieran a sonreír. Es por eso que este fin de semana con el apoyo de los jóvenes hispanos de la Diócesis 12 jóvenes se vistieron de Payasos y con su vitalidad y creatividad hicieron gozar y sacar sonrisas a todos los asistentes. Además con el Consejo de Vida Cristiana se consiguieron regalos para los niños mas necesitados. El 2010 debe ser un año de ideas y obras positivas para que de nuevo nuestra comunidad vuelva a sonreír y a tener esperanza. Feliz 2010.

Para leer más del Padre Hoyos visita su blog externo.

Más noticias

0 Comentarios