Sombrío comienzo de año 2010 para Nigeria, el "gigante de África"

Sin presidente, hospitalizado desde hace un mes y medio en el extranjero, sin reforma petrolera ni electoral, sin electricidad y casi sin gasolina, 2010 empezó mal para Nigeria, colocado en una lista negra por Estados Unidos tras el reciente atentado fallido contra un avión.

Sin presidente, hospitalizado desde hace un mes y medio en el extranjero, sin reforma petrolera ni electoral, sin electricidad y casi sin gasolina, 2010 empezó mal para Nigeria, colocado en una lista negra por Estados Unidos tras el reciente atentado fallido contra un avión.Para la mayoría de los observadores interrogados por AFP, Nigeria está visiblemente a la defensiva o a la expectativa en todos los frentes.Primero en el plano político. Todo está pendiente del estado de salud, real o supuesto, del presidente Umaru Yar'Adua, hospitalizado desde el 23 de noviembre en Arabia Saudí.El 26 de noviembre, presionado por los medios, el Gobierno anunció que el mandatario sufría de una pericarditis aguda y desde entonces no hubo más información.Hasta ahora y desde que partió precipitadamente hacia Yedda, no se le ha visto ni escuchado, dejando el campo libre a todos los rumores.Frente a este vacío, la polémica va creciendo y los llamados a que pase la mano al vicepresidente Goodluck Jonathan para evitar una parálisis total se multiplican."El Estado está casi parado", estimaba recientemente Femi Falama, influyente abogado nigeriano y presidente de la Asociación de Foros de Abogados oeste africanos.Este último presentó un recurso judicial para obtener la transferencia del poder al vicepresidente. La Asociación de Abogados de Nigeria hizo otro tanto."No hay Estado, no hay autoridad", consideró por su parte un diplomático."Las cosas nunca habían estado tan malas para los nigerianos y la democracia", estimó un responsable del principal partido de oposición, Action Congress.Todos los tabúes políticos están siendo superados. Así se elevan voces para insinuar que, contrariamente a la versión oficial, no habría sido el presidente desde su lecho de enfermo el que firmó el presupuesto suplementario 2009.En cuanto a la ley de reforma del sector petrolero (PIB) en discusión desde hace meses en el parlamento y vital para las multinacionales del sector, está postergada para una fecha indeterminada.Siempre en el plano económico, el objetivo, nada más modesto, anunciado con gran resonancia, de una producción de 65.000 megavatios antes de fines de 2009 fue postergado "quizás para abril", según el presidente de la compañía nacional PHCN, y el país vive al ritmo de la escasez de gasolina.Las cosas no mejoraron a finales del año, cuando un joven musulmán nigeriano trató de hacer estallar un avión de línea estadounidense en Detroit, mientras 70 personas murieron en enfrentamientos entre la policía y los islamistas en la ciudad de Bauchi (norte).El intento de atentado por Umar Farouk Abdulmutallab contra el vuelo Amsterdam-Detroit provocó una crisis diplomática sin precedentes entre Nigeria y Estados Unidos, con la inscripción del país africano en la lista negra de pasajeros que deben ser vigilados en los vuelos hacia Estados Unidos.El miércoles, el Gobierno nigeriano estimó que la decisión de Washington, gran cliente petrolero de Nigeria, podía "potencialmente deteriorar a largo plazo las relaciones" entre los dos países.Dos ex embajadores estadounidenses en Nigeria no esconden sus inquietudes: para John Campbell (2004-2007) existe un riesgo de golpe de Estado militar "si la crisis (institucional) actual se hace incontrolable".De su lado Princeton Lyman (1986-1989) estima que "Nigeria puede pasar a ser mucho menos significativo para Estados Unidos" y que la importancia estratégica de este país sería "sobre todo, si se viniese abajo".

Más noticias

0 Comentarios