Sobrevivir al cáncer: comer bien

Más de 13 millones de personas que viven en Estados Unidos han recibido un diagnóstico de cáncer.

Muchas de las personas que han tenido cáncer quieren seguir una dieta más saludable.

En Washington Heights, uno de los barrios de la Ciudad de Nueva York, en donde está la sede del centro médico de la Universidad de Columbia, docenas de mujeres hispanas supervivientes de cáncer de seno han participado en un programa innovador de educación y concienciación sobre nutrición llamado ¡Cook For Your Life! o, en español, ¡Cocine para vivir!

Ya que la obesidad y las dietas pobres en frutas y verduras han sido asociadas con una posibilidad mayor de recurrencia del cáncer de seno, de manera que mejores hábitos alimentarios podrían tener el potencial de salvar vidas.

La doctora Julia Rowland, directora de la Oficina de Supervivencia al Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer, explicó que "un estilo de vida saludable después del cáncer no solo puede mejorar la calidad de vida, sino también alargar el tiempo que viven los supervivientes después del cáncer".

Por lo que la diseñadora de modas, Ann Ogden, ella misma una superviviente de cáncer de seno y de riñón, estableció la organización sin fines de lucro ¡Cook For Your Life!

Al poco tiempo se unió a ella otra neoyorquina interesada en nutrición y en cáncer de seno, la doctora Heather Greenlee, una investigadora médica capacitada en terapias holísticas y profesora asistente de epidemiología y oncología médica en la Escuela de Salud Pública Mailman y en el Centro Oncológico Global Herbert Irving de la Universidad de Columbia.

La doctora Greenlee quería comprobar si el programa ¡Cook For Your Life! podría cambiar los hábitos alimentarios de la gente.

Luego, las dos mujeres encontraron chefs, nutricionistas, investigadores de la Facultad de Maestros de la Universidad de Columbia y oncólogos de cáncer de seno dispuestos a ayudar a preparar un curso basado en el programa ¡Cook For Your Life! que pudiera ser evaluado científicamente.

Diseñaron un estudio para determinar si las mujeres latinas en camino hacia la recuperación del cáncer de seno, que habían tomado el curso, consumirían realmente una cantidad mayor de frutas y verduras y una cantidad menor de grasas en el año subsiguiente.

El curso que diseñaron la doctora Greenlee y su equipo constaba de nueve reuniones semanales los sábados por la mañana, que se llevaban a cabo completamente en español. Las mujeres aprendieron sobre nutrición y sobre cómo comprar y cocinar alimentos nutritivos.

Un principio básico del estudio es transmitir el mensaje de cocinar y comer saludablemente en una forma culturalmente apropiada.

Ya que en comparación con quienes poseen un peso saludable, quienes son obesos o quienes tienen exceso de peso están expuestos a un riesgo mayor de contraer muchas enfermedades, incluso ciertos tipos de cáncer.

Debido a que dos de cada tres adultos en Estados Unidos tienen sobrepeso o son obesos y el índice es aún mayor en mujeres hispanas.

Sin embargo, aún no está claro cuál es la mejor manera de abordar una epidemia de cáncer que tiene encima una epidemia de obesidad.

El estudio Cook For Your Life! que finalizará en 2013, tiene el potencial de cambiar cómo se enseña a los supervivientes de cáncer a tener una dieta saludable y a controlar el peso.

Para las personas que quieren aprender más acerca de la supervivencia al cáncer, pueden consultar el sitio web de la Oficina de Supervivencia al Cáncer en http://dccps.cancer.gov/ocs/.

Más noticias

0 Comentarios