Sequía puede provocar hambruna en Centroamérica dentro de poco tiempo

Miles de campesinos de Guatemala, Honduras y Nicaragua podrían enfrentar pronto una hambruna cuando se agoten sus reservas de alimentos y disminuya la oferta de empleos agrícolas temporales, por lo que organismos internacionales temen una catástrofe humanitaria.

Miles de campesinos de Guatemala, Honduras y Nicaragua podrían enfrentar pronto una hambruna cuando se agoten sus reservas de alimentos y disminuya la oferta de empleos agrícolas temporales, por lo que organismos internacionales temen una catástrofe humanitaria.La escasez de alimentos es causada por una de las peores sequías en la región provocada por el fenómeno climático de 'El Niño', que según los pronósticos se extenderá hasta mayo, lo que agravará la situación nutricional, de acuerdo con la ONU y la organización española Acción contra el Hambre."La temporada del hambre" o "hambre estacional" va a ser más larga y severa de lo habitual este año, pues la escasez de alimentos y semillas se extenderá de marzo a agosto, según esta ONG.La escasez de alimentos "todavía no se ha traducido en una crisis nutricional general", señaló Acción contra el Hambre, en gran medida porque los afectados obtienen ingresos por trabajos temporales como la cosecha de café, que concluirá en febrero.La sequía "podría detonar una verdadera catástrofe humanitaria" en Centroamérica, agregó.En Guatemala, uno de los países más afectados, donde en 2009 se registraron unos 400 muertos por inanición, la sequía afectó hasta el 90% de los cultivos de maíz y frijol, básicos en la dieta de los pueblos centroamericanos.En las zonas hondureñas de Choluteca, Morazán y Valle, las pérdidas de maíz en la primera fase de siembra fueron de 56%, de 66% en la postrera, y de 40% en la siembra del sorgo, según Acción contra el Hambre.En Nicaragua las pérdidas se estiman en 20% de la siembra, pero en algunas zonas afectadas los daños son totales, como en el frijol en la segunda fase de siembra entre septiembre y diciembre, según la misma fuente.Por tratarse de producción de subsistencia familiar, por la caída en las cosechas "las reservas no durarán más allá de enero" y las semillas para las siembras del ciclo agrícola del 2010 han sido consumidas, dijo la ONG española.La deficiencia de alimentos aún no ha llegado a hacer crisis todavía debido a que muchas familias emigran a otras zonas e incluso a países vecinos, como Honduras, El Salvador y Costa Rica, para emplearse en tareas temporales de cultivos de café, caña o ajonlí, que les provee de ingresos para comprar sus alimentos, señala el informe.En el caso de Nicaragua, algunas familias reportaron una disminución de comida disponible y para proveerse de alimentos recurren a endeudarse a la espera de remesas que les envíen parientes emigrados a países vecinos, añade.La directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Irma Palma, anunció en Guatemala que a finales de enero hará un llamado de emergencia a la comunidad de donantes para atender a las personas afectadas por el hambre."Todavía no sabemos de cuánto será la cifra (que pedirá), porque no se tiene el dato del número de afectados exacto, pero hay muchas necesidades que atender en el ámbito de la salud; sobre todo con los niños", dijo la jefa del PMA.Un estudio de la Red Humanitaria de la ONU alertó que el 77% de las familias iban a terminar sus reservas de alimentos en enero y febrero, advirtió Palma al diario Prensa Libre.En Nicaragua, la Unión Europea aportó esta semana 154.000 dólares, que serán administrados por Acción contra El Hambre, para socorrer a 6.500 personas en seis municipios identificados como los más afectados por la sequía.

Más noticias

0 Comentarios