Sequía golpea a los refugiados de Somalia

Enfrentados a la peor sequía en una década, pastores somalíes se están trasladando a la ciudad somalí de Berbera.

Hay unos 10.000 refugiados aquí, cerca de la ciudad somalí de Berbera. Vienen de todas partes, escapando de la violencia del país.

Rukia Ahmed caminó desde Mogadishu con sus ocho hijos. Un viaje de 1.000 kilómetros que les llevó un mes.

Aunque la gente se siente segura aquí, las condiciones de vida son duras. Falta alimento debido a la sequía. Uno de cada cinco niños está desnutrido y las enfermeras dicen que la situación empeorará.

Como no hay nada que hacer en el campo de refugiados, la visita de UNICEF es un evento de gran importancia. Pero UNICEF no puede hacer promesas debido al recorte de fondos. Una perspectiva sombría para estos niños.

El gobernador de la región de Berbera está desesperado. Y los números de refugiados en toda Somalia están en aumento.

Una buena noticia sería al menos que en Berbera, haya suficiente agua potable, para dar un poco de confort en el sofocante calor.

Debido a la continua inseguridad en el Sur, es probable que la gente deba quedarse aquí por mucho tiempo todavía.

Más noticias

0 Comentarios